• Regístrate
Estás leyendo: “Obra pública, corrupción y elefantes blancos”
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 07:15 Hoy

100 palabras

“Obra pública, corrupción y elefantes blancos”

Paco Ramírez

Publicidad
Publicidad

De verdad que no hay vergüenza, el tema de la obra pública, sus irregularidades, colapsos y proyectos inconclusos en todo el país es verdaderamente lacerante.

Presupuestos sobregirados, malos materiales, falta de estudios y proyectos, que han generado los llamados “Elefantes Blancos”.

No podemos negar que uno de los aspectos claves para impulsar el desarrollo y el crecimiento de un país es la inversión pública traducida en obras.

De ello depende que se cuente con escuelas, hospitales, desarrollos inmobiliarios, carreteras, presas, ductos para combustibles y suministro de agua.

Desgraciadamente la industria de la construcción ha sufrido los embates de las ancestrales prácticas de corrupción que ningún gobierno ha sido capaz de frenar en México, violentando las normas establecidas, en este caso la Ley de Obras Públicas y Servicios.

A ella se anteponen el compadrazgo, el amiguismo, los intereses políticos y económicos, factores que desembocan en obras mal construidas, entregadas a destiempo y, generalmente, a costos muy superiores a lo presupuestado originalmente.

Es decir, las obras se licitan entre las sombras y así, lo que debería verse como símbolo del progreso y el desarrollo de México se convierte en realidad en un desastre: socavones por todas partes, puentes derrumbados, vicios ocultos, daños estructurales, materiales de mala calidad, etc.

Ejemplos muchos: el más reciente, el socavón del llamado Paso Express de Cuernavaca, cuyo costo original fue de mil millones de pesos y se fue al doble a la entrega, más lo que implique su reparación y la construcción del llamado viaducto. Dos hombres pagaron con sus vidas errores ajenos, hasta hoy no hay nombres ni responsables.

La Línea 12 del Metro, presentada como la obra estrella de la administración de Marcelo Ebrard en la Ciudad de México, que debió cerrar por las graves fallas que presentó la obra y cuyo costo pasó de 15 mil 290 a 26 mil 274 millones de pesos y aun no queda.

Y qué decir del Tren Interurbano México-Toluca –en construcción- que ya ha sufrido varios percances por fallas en su estructura, caída de “ballenas” y el vencimiento de castillos en sus columnas. Por cierto, el costo original de esta obra inició en 44 mil y a la fecha va en 52 mil millones de pesos

Pemex, la empresa más importante de México, no ha estado exenta de irregularidades relacionadas con la obra pública. Las investigaciones del escándalo Odebrecht revelan que funcionarios mexicanos recibieron de esa empresa brasileña sobornos por 10.5 millones de dólares para conseguir contratos de obras públicas entre 2010 y 2014. Los beneficios obtenidos a cambio representaron a la inmobiliaria, ganancias por 39 millones de dólares.

La autopista del sol, la torre pediátrica de Veracruz, la carretera Durango-Mazatlán, hospitales en Nuevo león, Durango, Oaxaca, La Célula en Puebla, el penal de Ciudad Victoria, Las Villas Panamericanas en Jalisco y más.

Esta semana en nuestra mesa de análisis y debate “A Fondo del canal TVC del grupo Megacable, conducido por la periodista Julieta Mendoza abordamos el tema

El Arq. Joaquín Álvarez, presidente de la Asociación Mexicana de Urbanistas, considera que en México prácticamente no se respeta el perfil profesional de los funcionarios que deben decidir la asignación de obras. Asegura además que la mitad del problema proviene de la corrupción e impunidad en las obras públicas y que México ha caído en una brutal obsolescencia en infraestructura.

Sobre el particular, el presidente Nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Gustavo Arballo, dice que la falta de planeación es el problema más grave que padece México. Recomienda además dar seguimiento a las promesas que hacen los partidos políticos y sus candidatos, porque generalmente no se cumplen.

En un análisis de la infraestructura urbana del país, Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, lamentó que México se encuentre rezagado en el tema de la transparencia de los recursos públicos para la construcción. Recomendó además que necesitamos aprender a planear a largo plazo. “Ya no podemos permitir que el diseño de nuestras instituciones siga politizado”, dijo.

Finalmente, el arquitecto Juan L. Kaye, Vicepresidente General de la Asociación Mexicana de Urbanistas, comentó que el gobierno federal está obligado a dar certeza en el tema de seguridad y de oportunidades. Expresó su confianza en la capacidad y honradez que tenemos como nación en un entorno de legalidad.

La tragedia del socavón del Paso Express de Cuernavaca obliga a replantear la forma en que se adjudica y se construye la obra pública, que hoy ha producido una invasión de intereses extranjeros financiados en mejores condiciones que las que reciben las empresas mexicanas y curiosamente, a partir de la obtención de recursos bancarios extraídos de nuestro propio país.

Urge revertir este círculo perverso de una política que elimina el carácter público de las obras para convertirlas en botín de intereses privados. El estado debe responsabilizarse del proceso y el resultado de construcciones financiadas con dinero de los contribuyentes.

Obras en las que se invirtieron miles de millones de pesos, inservibles, colapsadas, inconclusas o abandonadas… corrupción, opacidad en las licitaciones, tráfico de influencias.

Deberá ser el primer caso del sistema nacional anticorrupción…. ¿quién pone orden en la casa?

Sígueme:

Twitter : @RAMIREZPACO @MeganoticiasTVC

Facebook: PACO RAMIREZ Meganoticias TVC

Instagram RAMIREZPAC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.