• Regístrate
Estás leyendo: 4T… sin alas
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 13:28 Hoy

100 palabras

4T… sin alas

Paco Ramírez

Publicidad
Publicidad

Con tremendo lio inicio la cuarta transformación de la república y hablamos de la polémica cancelación de Nuevo aeropuerto internacional de México (NAIM) en Texcoco, que marcará para bien o para mal, la historia del presidente López Obrador, y lo digo por la decisión y por todo lo que conlleva, entre ellos los altos costos económicos.

Y sino mire, seis días de gobierno y la administración ya tuvo que accionar para evitar (antes de la cancelación oficial) demandas legales en Nueva York de los tenedores de los llamados bonos verdes que se emitieron en su momento, para financiar la obra, bonos por más de seis mil millones de dólares.

La Secretaria de Hacienda de la 4T salió al paso anunciando que ofertará en principio mil 800 millones de dólares para recomprar esos bonos y calmar a los inversionistas, la verdad reaccionaron rápido y oportunamente, claro vamos a ver si los tenedores de dichos bonos aceptan la oferta, fecha límite de la oferta 20 de diciembre.
De inmediato un grupo de acreedores, aproximadamente el 50% ya reaccionaron apuntando que rechazan la propuesta de recompra preocupados por la liberación y el retiro de garantías en caso de un incumplimiento de pago, miedo, precaución, aunque también y principalmente colmillo de los inversionistas que buscan torcerle la mano al gobierno mexicano para sacar mejor provecho.

Se les ofrece pagar 90 centavos de dólar, y mire no es un mal negocio, sí atienden aquello de “de lo perdido lo que aparezca”, cotizan ahora a 77 centavos de dólar, no ganarán lo esperado pero tampoco perderán.
Aquí el tema es de donde saldrán esos mil 800 mdd, la lógica me indica que saldrán del mismo dinero del financiamiento verde del NAIM, seguramente es lo que queda, aunque los enterados en esta materia, como nuestro estimado Eduardo Torreblanca Jacques, analista financiero, nos dice que ese dinero está ya enterrado en los cimientos de Texcoco y no habrá de otra que cargarlo al presupuesto 2019, pero, que pasara con los otros 4,200 mdd restantes de cuyos inversionistas tendrán de dos sopas o demandan y se sumergen en un juicio internacional o esperan pacientemente a que en base al TUA (Tarifa de uso de aeropuerto) se les vaya resarciendo su inversión

De los 750 inversionistas que participaron en esta colocación, 45 por ciento proviene de Norteamérica; 20 por ciento, de Europa, Medio Oriente y África; 21 por ciento de Asia-Pacífico y 14 por ciento de América Latina, incluido México.

De la emisión de bonos, 72 por ciento fue adquirido por administradoras de activos; 18 por ciento, por fondos de pensión y aseguradoras; 6 por ciento, por fondos de inversión y 4 por ciento, por bancos.
Y aún falta el tema de la Fibra E, ¿qué hacer con los 30 mil millones de pesos de los Certificados Bursátiles de esta herramienta, colocados también con el propósito de financiar al NAIM en Texcoco? Y vale la pena recordar que en la Fibra E está invertido dinero de las Afores.
Esto apenas comienza y para los inversionistas, México ya incumplió y podría verse reflejado además en futuras emisiones de deuda para los proyectos como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, vamos, se pone en riesgo la calificación soberana de México, pérdida de confianza para las inversiones.

Mientras siguen negociando con los tenedores de bonos, no pueden desconocer compromisos y esto es que mientras no se resuelva no pueden cancelar la obra y por ende esta continua en Texcoco y para ello se le sigue inyectando dinero.

Para rematar el tema de las dos pistas de Santa Lucía también en veremos, mientras no se dé el aval técnico por parte de MITRE, especialistas en aeronáutica internacional, a los que hay que pagar, de que se pueden construir sin duda, pero sin aval, muchas aerolíneas no estarían dispuestas a volar con ese destino

La obra en Texcoco seguirá caminando y se tendrán que hacer números para saber si no salió más caro la cancelación que haberlo terminado o incluso concesionado.

Cambio de reglas en México, falta de seriedad y ahora el tema del NAIM está atado al éxito de la oferta de recompra, el reto es grande y los resultados aún impredecibles.
Quien pone orden en la casa

Reflejos:
Y ya en vuelo, brinca también la venta del avión presidencial, el lujoso Boeing 787 Dreamliner. Dicen los que saben que la operación generará una pérdida importante para México en el mercado secundario.
Un análisis hecho por Flight Ascend Consultancy revela que en el mejor escenario posible se pagarán por él 76 millones de dólares menos de lo que costó; y en el peor, hasta 137 millones de dólares. De ese tamaño el avalúo de los daños en el arranque de la austeridad republicana.

FB: Paco Ramirez
Tw: @ramirezpaco

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.