• Regístrate
Estás leyendo: Voto emocional y frustración
Comparte esta noticia

Nada personal

Voto emocional y frustración

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

Deberán pasar entre 20 días y un mes, después del 1 de julio, para que retorne el sosiego, luego de la euforia por el voto emocional de las personas que le dieron el triunfo al político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador.

Una experimentada terapeuta del estado explica como las diferencias por la orientación y el sentido en las elecciones presidenciales se metió a los temas familiares, donde la mayor presión la ejerció la generación del milenio (“millennial”) hacia sus padres, bajo el principio de rebelarse a la autoridad.

La psicóloga especialista en terapia familiar, atribuye el voto emocional, principalmente de los jóvenes, a estar contra la autoridad y sus excesos, pero sin correr ningún riesgo de perder nada.

La sociedad en su conjunto, añade la profesional, empezará a ser congruente con el cambio del rumbo del país con el tipo de gobernante que eligió, pero advierte sobre el alto costo social y emocional de verse frustrados los cambios que llegarán muy a cuenta gotas, o nunca llegarán en algunos aspectos.

Los cambios estructurales, advierte, serán muy limitados porque no serán suficientes seis años, ni tampoco por decreto se lograrán, y las personas quieren ver y sentir resultados tangibles e inmediatos.

Algo similar ocurrió en el pasado inmediato en el Reino Unido, cuando poco más del 50% de participantes en el referéndum para permanecer o separarse de la Unión Europea, votaron a favor con el argumento de los “beneficios” en los “ahorros” para el sistema de salud pública y por la migración.

Las redes sociales y las posturales nacionalistas de grupos de ultra derecha se impusieron a los economistas expertos y los propios laboristas, de los riesgos del triunfo del Brexit.

Y los partidarios de abandonar la UE contraatacaron acusando a los agoreros de ser representantes de la élite, interesados en restarle valor a Reino Unido para proteger sus intereses (BBC).

La afirmación de que abandonar la Unión Europea liberaría hasta 350 millones de libras semanales para gastar en el sistema de salud pública (NHS), al final la cifra resultó falsa. Vino el desencanto.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.