• Regístrate
Estás leyendo: ‘Tsunami del pejevotozombie’
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 13:50 Hoy

Nada personal

‘Tsunami del pejevotozombie’

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

Ante la improbable disyuntiva de elegir entre alguno o los cuatros candidatos presidenciales, frente a los moderadores del tercer debate, votaría por cualquiera de los tres conductores para ser Presidente de México.

Sin duda, este tercer debate presidencial fue el más inteligente por los contenidos temáticos a discutir, pero fundamentalmente por el formato y la manera de presentarlo por los periodistas invitados por el INE.

Como es un caso improbable que alguno de los conductores aparezca en la boleta electoral del 1 de julio, declaro mi voto nulo frente al tsunami del pejevotozombie, contra el cinismo priista de la concertacesión de impunidad con AMLO y por la opacidad del neopanismo de los negocios turbios.

De comprobarse en las urnas la intención del voto, el gobierno de la república quedará en manos de un grupo de arribistas de la “izquierda” electorera, aliada a lo peor del viejo PRI reunido por López Obrador: “Napito”, Elba Esther, Bartlett, Marín...

El tercer debate le quedó grande a los candidatos presidenciales, pero preocupa que el puntero en las encuestas lo sea por ofrecer un plan de gobierno clientelar a la “mafia del poder” que dice combatir.

Cómo creer el engaño del combate a la corrupción en México si ha empeñado AMLO el voto de los maestros de Elba Esther Gordillo y de la Coordinadora para regresarles todos los privilegios del control sindical de la contratación, promoción y ascenso con criterios de clientelismo laboral, como heredar las plazas magisteriales.

Difícil de aceptar a un gobierno (con cualquiera de los tres presidenciales) haciendo de los programas sociales asistencialistas como un instrumento clientelar para lucrar políticamente con la pobreza.

Es lamentable que un aspirante presidencial como López Obrador no entienda (a decir por sus repuestas) las implicaciones para la economía de cancelarse el acuerdo comercial trilateral, o ignore cómo ha cambiado el mundo con el uso de hidrocarburos y el uso de la energía renovable.

José Antonio Meade, un tecnócrata puro, terminó lanzado al abismo mientras en el “cuarto de junto” se negociaban los términos de la “concertacesión”, ante un Ricardo Anaya, que en su desesperación, se puso a repartir órdenes de aprehensión contra todos.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.