• Regístrate
Estás leyendo: ‘Juguemos’ al desarme
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 17:09 Hoy

Nada personal

‘Juguemos’ al desarme

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

Una de estas mañanas (como se dice en el argot policiaco), a plena luz del día, junto al tianguis cercano al mercado Xonaca, una joven ayudó con su mano izquierda a una mujer que le acompañaba a bajar de una camioneta, ese individuo portaba una arma corta en la mano diestra.

No tenía aspecto de policía, le acompañaban otras dos personas también jóvenes, que le servían como escudo de protección.

Hoy en la entidad poblana ninguna autoridad competente tiene un dato preciso de la cantidad de armas de fuego, cortas y largas, que se utilizan en actividades delictivas, detonada principalmente por las bandas de huachicoleros dedicados al robo de hidrocarburos en ductos de Pemex.

A diferencia de otros años, los delincuentes del fuero común dedicados a los asaltos en el transporte público utilizan armas de fuego, lo mismo ocurre en atracos a automovilistas en los cruceros y para robar a cuentahabientes.

Aunque es loable la campaña de la Sedena de “desarmar” a los niños de los juguetes bélicos, a cambio de juguetes didácticos, la despistolización y desarme es urgente en la entidad, lo mismo en las ciudades que zonas rurales, donde circulan ilegalmente miles y miles de armas de todo calibre.

La capacidad de fuego de los grupos criminales cada vez es superior a la capacidad de respuesta de las corporaciones policiacas preventivas, igual o mayor en potencia a las armas de cargo de las fuerzas armadas, lo que es más alarmante.

Por qué existe mayor posesión de armas de fuego, principalmente para cometer ilícitos, porque en junio de 2016 con el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, portar un arma de fuego ya no es delito grave, aunque sea un arsenal. Los delincuentes detenidos por portarlas, obtienen su libertad.

El problema es mayor; solo en la CdMx, trabajos periodísticos han documentado que el mercado negro de armas deja ganancias por 180 mdd, unos 3 mil 300 mdp.

Pero además, según registros de la Agencia Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EU, entre 2011 y 2016, al menos 106 mil armas fabricadas en el vecino país, estuvieron vinculadas con actividades delictivas en México.

La gravedad del caso se relaciona con el mismo informe que registra cada año cerca de 213 mil armas de fuego transportadas ilegalmente hacia territorio mexicano. En el primer semestre del año, el SNSP reporta 11 mil 421 “ejecuciones”. El desarme, no es un juego.

 pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.