• Regístrate
Estás leyendo: El PAN, ¿democrático?
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 05:14 Hoy

El PAN, ¿democrático?

Publicidad
Publicidad

En el PAN hay imposiciones, es un partido antidemocrático, lo dicen una y otra vez el matrimonio Calderón-Zavala, integrado por el ex presidente de México, Felipe Calderón, y quien aspira ocupar ese mismo cargo, Margarita Zavala.

Si Margarita Zavala ya renunció al PAN, no debería de importarle lo que ocurra en ese partido, porque si hay otras defecciones como la de la diputada federal, Gabriela Cuevas, son para unirse a Morena, y no para apoyar a la aspirante a la candidatura presidencial independiente.

Lo mismo ocurre con Felipe Calderón, se mantiene como militante de Acción Nacional pero es el principal financiero de las aspiraciones de su mujer; además, no gana apoyos de panistas; Javier Lozano Alarcón, por ejemplo, ex secretario en su sexenio, se unió a José Antonio Meade, del PRI.

Pero el cuestionamiento de la familia Calderón-Zavala respecto a la democracia partidista, debería contrastarse con lo que pasa en este partido político. Si descalifican al PAN es porque Margarita Zavala, Gabriela Cuevas y Javier Lozano, no fueron candidatos panistas.

Si alguien sabe de las imposiciones en el PAN es Felipe Calderón Hinojosa, a decir de panistas poblanos como el ahora magistrado, Roberto Grajales Espina, desde la presidencia de la República, Calderón impuso, pateó y agravió a cuanto panista se le puso enfrente durante su sexenio.

Si el PAN es democrático o no, por lo menos en su procedimiento de selección de candidatos, serán los panistas quienes lo juzguen y revisen los hechos, desde la elección del candidato presidencial Ricardo Anaya, hasta la elección del candidato a gobernador en Puebla.

Los panistas Martha Erika Alonso y Eduardo Rivera Pérez, por ejemplo, levantaron la mano por la candidatura a la gubernatura y la dirigencia nacional no se inclinó por ninguno para imponer la candidatura, optó por aplicar una encuesta que concluyó ayer para determinar quién es más competitivo.

Al igual que con Ricardo Anaya, quien resulte más competitivo, será el candidato o candidata a la gubernatura, dejando abierta la posibilidad de una elección con voto de panistas, pero se ahorrarían esa votación porque Martha Erika y Lalo Rivera acordaron respetar el resultado de la encuesta y el segundo más competitivo sería postulado o postulada a la alcaldía poblana.

Finalmente, se evitaría la votación interpanista porque el ganador de la encuesta sería abanderado del frente multipartidista a la gubernatura, donde el PAN lleva mano en la candidatura.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.