• Regístrate
Estás leyendo: Dos signos ominosos
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 04:44 Hoy

Nada personal

Dos signos ominosos

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

La maldición de la delincuencia denominada “organizada” ya alcanzó al estado, y en este, a los trabajadores de los medios de comunicación.

Que en territorio poblano detuvieran a capos importantes como a Benjamín Arellano Félix, del cartel fronterizo; o de “El Grande” Sergio Villarreal Barragán, del grupo de los Beltrán Leyva, entre otros no menos importantes narcotrafi cantes, no pasaban del morbo.

Se decía por las autoridades estatales que los delincuentes fijaban su residencia en la ciudad capital o en la zona metropolitana porque Puebla es una ciudad o estado “seguro”.

Pero la vecindad con estados considerados como “puntos rojos” en materia de delincuencia organizada: Veracruz, Morelos y Guerrero, la realidad actual es otra.

De acuerdo a lo declarado por el fi scal General Víctor Carrancá a un medio radiofónico nacional, el grupo delincuencial conocido como los zetas, son los varones en Puebla del negocio ilícito del robo a los ductos de Pemex en el “triangulo rojo” que integran los municipios de Acatzingo, Quecholac, Tepeaca, Tecamachalco, Tepeaca y Palmar de Bravo.

En esta zona algunos de los reporteros regionales –como ocurre en otros estados como Veracruz o Tamaulipas – “los malos” les han enviado mensajes directos para amedrentarlos que de dejen de publicar notas relacionadas a “ejecuciones” de civiles y policías que ocurren el “triángulo rojo” relacionado al robo de hidrocarburos.

Para el periodismo de proximidad que ejercen los reporteros en esos municipios, el robo a los ductos de Pemex y los delitos ligados a este ilícito como los homicidios, son hoy la principal materia de su trabajo periodístico, pero empieza a ser coartado por amenazas de delincuentes.

En este momento publicar un reportaje del mapa delictivo en algún medio regional involucrado en cualquier municipio del “triángulo rojo” se ha vuelto de alto riesgo para los editores y reporteros.

Por otra parte, en la zona metropolitana de la ciudad de Puebla, empieza a escalar el “ajuste de cuentas” entre grupos delincuenciales donde dejan sus huellas los grupos delictivos guerrerenses, como ocurrió recientemente en el municipio de Cuautlancingo.

El hallazgo de restos humanos relacionados presuntamente con las personas privadas de la libertad durante el palenque, es un signo ominoso para la paz y tranquilidad de la entidad.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.