• Regístrate
Estás leyendo: Cendis, moneda de cambio
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 23:59 Hoy

Nada personal

Cendis, moneda de cambio

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

El modelo de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendis) administrado por el Partido del Trabajo con recursos millonarios del erario estatal y federal, lo concibió Alberto Anaya Gutiérrez en el “laboratorio social” en Torreón, cuando hacia mancuerna con Raúl, el “hermano incómodo”.

Dirigente de los movimientos urbanos de los “sin techo ni tierra” en los estados del noreste, Anaya copió de los Círculos Infantiles de Cuba el modelo educativo en colonias populares y asentamientos irregulares para personas en pobreza, su principal nicho de mercado.

En la zona metropolitana de Monterrey, Nuevo León, Beto Anaya y sus seguidores invadieron terrenos baldíos para promover la vivienda popular, creó así la agrupación urbana “Tierra y Libertad”, que posteriormente fueron colonias absorbidas por el crecimiento de la mancha urbana.

Instalados los nuevos asentamientos irregulares, Anaya atendió la demanda de educación preescolar y de servicios de guardería a bajo costo, para luego, mediante movilizaciones callejeras, lograr a los gobiernos municipales los subsidios, y a las secretarías de Educación, el registro.

Este modelo “insurgente” lo extendió a otros estados con amplia influencia del movimiento urbano como Durango, Coahuila, Tamaulipas, la Ciudad de México, entre otros.

Fue en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari donde el proyecto social y político de los Cendis logra su máximo esplendor al ser reconocido para extenderse en todo el país, de la mano en la constitución del Partido del Trabajo.

Los Cendis multiplicaron en la medida que el proyecto partidista se consolidaba en ese sexenio y los que le siguieron, expandiéndose en los estados, gracias al poder de la negociación política electoral al tener el monopolio de la franquicia partidista.

El Partido del Trabajo convirtió así los Cendis en una oportunidad de negocios e influencia social en los principales centros urbanos, así ocurrió en Puebla donde hoy se sabe administra siete Cendis con el apoyo financiero del gobierno, reconocido por la SEP.

Ahora en desgracia al perder el registro como partido político, sin fuerza electoral para negociar con los gobernadores, qué destino tendrán los Centros de de Desarrollo Infantil; los seguirá financiando el estado para que lo sigan administrando los petistas. Es pregunta.

hugo.gonzalez@milenio.com

Twitter: @hugogonzalez1

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.