• Regístrate
Estás leyendo: AC, “sospechosismo”
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 14:24 Hoy

Nada personal

AC, “sospechosismo”

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

De la misma forma que la Fiscalía General del Estado esclareció el crimen y presentó a los autores materiales del asesinato del alcalde de Huitzilan de Serdán, Manuel Hernández Pasión, se deberá hacer lo propio con el homicidio de Aarón Varela Martínez, quien fue aspirante a la presidencia de Santa Clara Ocoyucan.

Casualmente, en estos dos casos violentos, está involucrada Antorcha Campesina, organización que gobierna ambos municipios.

No es ninguna novedad que en su historia, esta organización política, invariablemente, aparezca involucrada en hechos de violencia en municipios que gobierna o donde actúa con presuntas causas sociales, a través de Antorcha Obrera, Popular, Estudiantil, Magisterial y Móvil (taxis), entre otras.

Recientemente, una ocupación ilegal de terrenos en la junta auxiliar de San Pedro Zacachimalpa, en la ciudad capital, provocó violencia. Los habitantes del lugar se enfrentaron con el objetivo de evitar que los antorchistas se apoderaran de un predio.

No hay casa, edificio de departamentos, terrenos ejidales, urbanos o bienes intestados en el estado que no sean objeto de una ocupación ilegal por militantes de esta agrupación. En la mayoría de los casos, ejerciendo violencia.

Con un discurso y banderas a favor de los pobres en México, al igual que Andrés Manuel López Obrador, Antorcha Campesina mantiene un dominio y control de importantes grupos sociales, suficientes para llenar estadios de futbol, como el Cuauhtémoc.

El estacionamiento del estadio Cuauhtémoc y el propio de las oficinas de Antorcha, hablan por sí solos del poder económico de esta agrupación. A juzgar por la flotilla de vehículos de lujo en la que se transportan los dirigentes antorchistas.

Solo en Tecomatlán, la cuna del antorchismo, un helipuerto está dispuesto para el ascenso y descenso de los máximos dirigentes.

Si Antorcha Campesina quiere estar fuera de cualquier sospecha, la autoridad municipal de Santa Clara Ocoyucan debe coadyuvar en las indagatorias de la Fiscalía para esclarecer el crimen, porque los deudos de Aarón Varela creen otra cosa, por ello, tomaron el palacio municipal.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.