• Regístrate
Estás leyendo: 6 de junio, el banderazo al 2018
Comparte esta noticia

Nada personal

6 de junio, el banderazo al 2018

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

Con el resultado de la votación de gobernador del domingo 5, de inmediato el lunes 6 de junio estará implícito el arranque o banderazo a los aspirantes a la Presidencia de la República, al Senado, la Cámara de diputados, la gubernatura, las diputaciones locales y a las 217 alcaldías.

En el ámbito federal, la aspirante a la candidatura presidencial del PAN Margarita Zavala ya no estará sola en la carrera por la nominación, tampoco Ricardo Anaya.

De confirmarse la ventaja en la intención del voto a favor del candidato de "Sigamos adelante", el resultado empodera al gobernador Rafael Moreno Valle y desde ese lunes 6 de junio el empoderamiento del mandatario de extracción panista se hará sentir en el ámbito nacional.

La posición política como gobernador ganador de la elección le facilitará operar el cierre de la recta final de la administración, y consolidar la estructura nacional desde la Comisión Política del CEN del PAN.

Empoderado el gobernador electo –de confirmarse en las urnas la ventaja de diez puntos-, el reacomodo de los respectivos equipos será un proceso natural, ambos empoderados y con amplio margen de operación política.

De la transición y el proceso mismo de la entrega recepción hasta la fecha del cambio de poderes, serán importantes los movimientos en la integración de los principales equipos, con más señales el correspondiente a la integración del gabinete estatal.

Hay quienes ya barajan nombres como el de Javier Lozano Alarcón, el actual senador y vocero de la campaña, en una posición relevante como el segundo abordo.

En lo que será el proceso local de las elecciones municipales, sin duda una de las figuras protagónicas será Jorge Aguilar Chedraui como un cuadro natural para pelear la alcaldía de la capital del estado.

Y aunque no está escrito, en el ámbito de la competencia federal, en círculos del poder político local ven en el joven diputado federal Juan Pablo Piña, una buena oferta para encabezar la fórmula al Senado de la República.

Si se respetan los códigos no escritos, el gobernador electo tendrá amplia libertad para integrar su equipo de colaboradores que lo apoyarán durante 20 meses, sobre la base de que hay espacios para todos, con garantía de que se hará cargo de operar la designación del sucesor para el 2018.

La incógnita que acompañará a la mini gubernatura es ¿quién será el bueno (a) para el 2018?

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.