• Regístrate
Estás leyendo: Pido la renuncia del Papa, la de Obama y la mía
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 08:09 Hoy

Reporte de inteligencia

Pido la renuncia del Papa, la de Obama y la mía

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

Por favor. Hay que ser serios. Ayer los priistas exigieron la renuncia de todo mundo en el Municipio de León.

Exigieron la renuncia de Daniel Campos, el secretario de Desarrollo Social. Pidieron la renuncia de Nacho Camacho, el jefe de Comunicación Social del Municipio. Solicitaron la renuncia de Luis Enrique Ramírez, el secretario de Seguridad Pública. Y por ahí alguien mencionó que también debe renunciar el secretario del Ayuntamiento, Felipe de Jesús López Gómez.

Es una vacilada. Los priistas se la pasan pidiendo una cabeza y no consiguen ninguna. Es un error de focalización. A ver cuándo entienden que deben ir por una cabeza, hasta lograrla, y entonces sí pedir otra y no todas al mismo tiempo. Entre más cabezas pidan, menos serios se verán.

Pero no lo entienden. Lo único que demuestran es que no tienen argumentos, ni elementos de prueba, ni razones convincentes, para conseguir que ruede una cabeza. Los detractores solo argumentan que no hay capacidad, que no hay operación y que no hay efectividad, pero cuándo ha rodado una cabeza por esas razones. Nunca. Si la ineficiencia fuera una causal de despido, tendríamos que pedir la cabeza de los regidores del PRI y los del PAN, la cabeza de los del Verde y la de Encuentro Social. Y pediríamos también la cabeza de casi todos los diputados locales y los federales que no hacen nada.

Que renuncien todos. Que renuncie Enrique Peña Nieto. Que renuncie Miguel Márquez. Que renuncia Héctor López Santillana. Que renuncia el Papa Francisco y que renuncia Barack Obama. Todos ¡¡¡fuera!!! Por ineptos.

Ya dejen de estar haciendo política de pueblo.

No les aceptamos su renuncia. Pero ya pónganse a trabajar.

Por favor.

pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.