• Regístrate
Estás leyendo: Para atraer las inversiones hay que cerrar la boca
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 14:27 Hoy

Reporte de inteligencia

Para atraer las inversiones hay que cerrar la boca

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

Ya están hablando de una planta de Jaguar para León. Tengan cuidado. Los funcionarios no deben hablar tanto de las empresas con que negocian, porque se pueden caer las inversiones.

Así ocurrió con la Audi hace un año.

Aquí en León el gobierno hablaba de que estaban peleando la Audi y se vino abajo.

Ahora ya están hablando de la planta de Jaguar y es muy mala señal.

Siempre la discreción es clave para la atracción de inversiones. Tanto que las mismas empresas exigen cláusulas de confidencialidad para firmar las cartas de intención. La secrecía es fundamental.

Al menos eso es lo que hemos visto con las grandes plantas que han llegado a Guanajuato. El ex gobernador Juan Manuel Oliva tenía especial cuidado en la discreción. Nunca hablaba de la Mazda, ni de la Honda, ni de Toyota. Y cuando le preguntaban decía que no había información. Cuando menos lo esperábamos, Mazda confirmó la inversión. Y después llegó la Honda, sin hacer mucho ruido. Y recientemente llegaron la Toyota y la Ford, sin que los gobernantes lo hubieran anunciado.

Hay que tener paciencia. Supongo que debe ser difícil no hablar de que la Jaguar podría venir a León o a Guanajuato, pero créanlo, entre más lo digan, menos vendrá. Los inversionistas deben mantener en secreto sus grandes inversiones, por muchas razones. Para no alertar a los competidores, para no disparar el precio de las tierras, para no sorprender a los sindicatos que se pueden enterar por la prensa y no por la empresa.

Así que señores del Gobierno, dejen de estar presumiendo las inversiones que no han amarrado. Mejor pónganse a trabajar para convencer a los inversionistas.

http://twitter.com/pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.