• Regístrate
Estás leyendo: Misael Rodríguez salvó el orgullo de la Nación
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 23:06 Hoy

Reporte de inteligencia

Misael Rodríguez salvó el orgullo de la Nación

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

Su mensaje de Twitter, sin puntos, ni comas, es fantástico: "Gracias Dios mío medalla Olímpica madre espero ya tenga lugar muchas gracias todo México esto aún no termina".

La primera frase es: "Gracias Dios mío, medalla Olímpica". Es decir Dios y medalla. La segunda es: "Madre espero ya tenga lugar". O sea su madre. Y la tercera: "Gracias todo México". La Patria.

Dios, la Madre y la Patria.

Son las tres instituciones que definen el pensamiento y la alegría del joven Misael Rodríguez, ganador de una medalla en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Simple: Misael dejó todo en manos de Dios, cumplió con su madre y salvó a la Nación. Su medalla salva el orgullo de todo un país, le da respiro a Alfredo Castillo (que ya todos piden su renuncia de la Conade), y le quita presión al gobierno de Enrique Peña Nieto, por las críticas del fracaso en los Juegos Olímpicos de Brasil 2016.

Ante la peor actuación de la delegación mexicana en muchos años, Misael Rodríguez se convirtió en el nuevo héroe de la Nación. El Joaquín Capilla del 48. El Tibio Muñoz del 68. El sargento Pedraza de la caminata. El Ernesto Canto de 1984. El nuevo Soraya Jiménez. El Jesús Mena. El Carlos Mercenario. El Fernando Platas. El María del Rosario Espinoza. El Laura Sánchez.

Aunque la medalla de Misael Rodríguez adquiere un mayor valor en este momento porque es la única, hasta ahora. Porque rompe con el cero. Porque quita el miedo de ninguna. Porque disfraza todo lo que se hizo mal en el deporte. Porque elimina la vergüenza mundial de no ganar nada.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.