• Regístrate
Estás leyendo: Los antros y bares de León sí dejan fumar
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 21:06 Hoy

Reporte de inteligencia

Los antros y bares de León sí dejan fumar

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

Ya se nos olvidó que está prohibido.

Los bares y antros de León se relajaron y ahora sí dejan fumar en sus instalaciones, aún cuando está prohibido por la Ley General para el Control del Tabaco.

Es evidente que los antros de León no cumplen con la ley.

Y es que no queda claro quién es la autoridad que debe vigilar el cumplimiento de la ley que prohíbe fumar en espacios públicos cerrados. No hay inspectores de la Secretaría de Salud, y la policía no se puede meter a los antros, de tal forma que es una ley que no garantiza el cumplimiento de la misma.

La reforma se hizo en todo el país el 8 de diciembre de 2009. Se supone que los restaurantes y bares no deben permitir fumar en espacios cerrados y deben tener sitios apropiados para fumadores. Pero en León no se cumple el reglamento.

En otras ciudades sí cumplen con la ley, como por ejemplo en la Ciudad de México. En el DF es imposible fumar en un sitio público cerrado. Los fumadores tienen que salir de los antros si es que quieren fumarse un cigarrillo.

Allá sí están aplicando la ley.

Acá no se cumple con la norma.

¿A quién le toca garantizar el cumplimiento de la ley?

¿A la Secretaría de Salud del Estado?

¿A la Dirección de Salud Municipal?

¿Puede meterse la policía?

¿La Dirección de Fiscalización Municipal tiene facultades?

Nadie asume la responsabilidad.

Ninguna autoridad toma la decisión de entrarle al tema y supervisa que los establecimientos cumplan con la ley. Se nos olvida que el espíritu de la Ley del Control de Tabaco es garantizar el derecho que tienen los no fumadores a respirar un aire puro y libre de contaminantes.

@pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.