• Regístrate
Estás leyendo: La pomada de mariguana me quitó el dolor muscular
Comparte esta noticia

Reporte de inteligencia

La pomada de mariguana me quitó el dolor muscular

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

La pomada de mariguana huele a medicamento. No tiene aroma de mota fumada, ni de yerba. Huele como a esa pomada Iodex que usan los deportistas para calentar y para los dolores musculares en las piernas.

No entiendo por qué huele a Iodex. Al revisar la fórmula de este ungüento no tienen nada qué ver los ingredientes. El Iodex tiene alcanfor, eucalipto y mentol, mientras que la pomada de mariguana tiene diclofenaco, glucosamina y lidocaína.

La pomada de mota es fría y fresca. Es viscosa. Como gel para el cabello.

Me la puse el otro día en una pierna porque tenía un dolor muscular que me molestaba al correr. Me unté un poco en la pantorrilla y me sobé durante unos minutos, antes de dormir. Tuve algo de duda, por no ser un producto con licencia de la Secretaría de Salud, pero tenía curiosidad de ver si es efectivo.

La discusión por el uso de la mariguana con fines médicos, apenas se va a dar en nuestro país, pero ya hay personas haciendo negocio. La pomada de mariguana y peyote se vende en León como Vick VapoRub. Y la gente la compra porque tiene la creencia de que es milagrosa.

Yo me la puse para que no me cuenten. La pomada me provocó una leve sensación de alivio casi instantánea, pero no fundamental. Ahí me la dejé durante la noche, hasta el amanecer. A la mañana siguiente, di un paso con ciertas dudas. Y todo estaba bien. El músculo lastimado respondía sin dolor. De hecho pude correr y hacer ejercicio sin problema. ¿Sería la mariguana o el peyote? ¿Sería el diclofenaco o la lidocaína? A lo mejor la pomada es un fraude. Pero a lo mejor nos estamos perdiendo de una yerba con auténticos poderes médicos.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.