• Regístrate
Estás leyendo: La Guerra de los Guachicoleros
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 20:14 Hoy

Reporte de inteligencia

La Guerra de los Guachicoleros

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

Todavía no lo dimensionamos. Solo hemos visto los vehículos quemados en los caminos de tierra, pero no lo hemos apreciado en su justa dimensión. Hay una guerra de guachicoleros en los caminos de Guanajuato - entre Silao y León-, y creemos que es normal.

Los narcos se están peleando por el negocio del robo de gasolina de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex). Basta decir que este año han quemado 14 vehículos cargados con combustible robado.

¿Por qué queman los vehículos?

Ahí está la clave. Los narcos atacan los vehículos de los adversarios para afectarlos y no dejarlos adueñarse de los territorios. Hay dos grupos fuertes de guachicoleros, tratando de quedarse con el negocio. Además ha habido varios asesinatos entre los grupos, incluso un hombre fue acribillado ahí en una toma clandestina de combustible.

El robo de gasolina está ligado a los narcotraficantes, primordialmente a Los Zetas. Los narcos se han metido al negocio del guachicol para garantizar los ingresos en épocas complicadas con la cocaína y la mariguana. Y aquí están muy fuertes.

Los guachicoleros se nos metieron hasta la cocina. La semana pasada hallaron una casa con un tubo conectado al ducto de Pemex en la colonia Los Pinos (ahí por la salida a San Pancho). Y han hallado gasolina robada en múltiples colonias de León, en San Juan Bosco, en Los Castillos y en Duarte.

Ahí está un grave problema.

Pemex y PGR tienen que atenderlo.

A la vez el Gobierno de Guanajuato tiene que estar en alerta, lo mismo que los alcaldes de los municipios con robo de combustible.

Cuidado. La guerra de los guachicoleros es real en Guanajuato. La violencia podría ir en aumento.

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.