• Regístrate
Estás leyendo: Este León está bendito
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 20:04 Hoy

Reporte de inteligencia

Este León está bendito

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

El templo de San Felipe de Jesús estaba medio vacío.

En la ciudad más católica de México, los fieles no fueron a misa de doce y prefirieron quedarse en casa a ver el juego del equipo de futbol León contra el Diablo.

Los fieles eran sólo las señoras de la tercera edad, ajenas al futbol, y una que otra señora que nunca perdona la misa del domingo, ni el angelus.

Entonces en el Aleluya, el padre Gerardo dijo por el micrófono:

-Háganlo con fuerza, como si el León estuviera metiendo un gol.

Aleluya, aleluya, aleluuuuuuuyaaaaaa.

-Vamos a orar para que hoy gane el equipo León -agregó el padre Gerardo.

Y los fieles rezaban con devoción.

Al empezar la misa el mismo sacerdote había dicho:

-Voy a dar la celebración cortita para que se vayan a ver el segundo tiempo.

Tal vez quiso decir: para que nos vayamos a ver el segundo tiempo.

Y el segundo tiempo fue celestial. El equipo controló al Diablo. Los jugadores esmeraldas no los dejaron hacer diabluras. Y El Gullit Peña metió un golazo que hizo temblar el estadio Nemesio Diez, convertido en una sucursal del infierno.

Este equipo León está bendito.

Desde que vino a León el Papa Benedicto XVI, en marzo del 2012, nos cambió la suerte. El pueblo dice que Benedicto XVI le dio la bendición al estadio y todo cambió. Ese año, León regresó a Primera División después de 10 años en el infierno y en el primer torneo llegamos a la semifinal. Desde entonces han sido puras bendiciones. Un año y medio después, León se coronó campeón del futbol mexicano y a los dos años ya peleamos por el segundo título.

Dios está de nuestro lado.

Cuando se requiere que tres equipos pierdan, los tres pierden para entrar a la liguilla. Cuando un adversario, hace un gran tiro pega en el poste y se sale. Cuando se lesiona Elías Hernández, entra Chema Cardenas y juega de maravilla.

Y mientras el León avanza, el equipo gana fieles devotos.

-Yo en realidad le voy al Cruz Azul -dijo el padre Gerardo, en el templo de San Felipe de Jesús, en León-. Pero a estas alturas, ya le voy al León -agregó, antes de dar la bendición.

León reza. León se encomienda. León se persigna.

Es lo que mejor sabemos hacer en esta región conservadora y mocha. Ya solo faltan dos misas: el jueves y el domingo. Y todo León le pide a todos los santos y a todos los ángeles que intercedais por nosotros ante Dios nuestro señor, por los siglos de los siglos. Amén.

Twitter: @pccarrillo

pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.