• Regístrate
Estás leyendo: El Chivas deja solo a El Gullit
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 01:34 Hoy

Reporte de inteligencia

El Chivas deja solo a El Gullit

Pablo César Carrillo

Publicidad
Publicidad

El Chivas es un equipo desastroso.

Todo se hace mal en ese club.

No hay misión, no hay sistemas de operación, no hay manual de procedimientos, no hay planeación, ni continuidad. El club opera como un puesto de frutas y verduras en el mercado y no como una empresa seria.

El manejo del caso de Carlos "El Gullit" Peña es un ejemplo de que el club comete muchos errores.

Primero el club se equivocó en dejar toda la responsabilidad del equipo en un solo jugador: El Gullit Peña. El equipo dejó el peso de la temporada en un solo jugador, cuando son 11 los que están en la cancha y 23 los que están registrados en la liga.

Es un error de planteamiento. Un solo futbolista no puede cambiar a un equipo. Y tampoco se puede dejar tanta responsabilidad en una sola persona. El entrenador y el equipo deben cuidar a cada uno de los jugadores, sobre todo cuando se espera mucho de ellos. El entrenador y el dueño, debieron quitarle presión a El Gullit para darle tranquilidad al jugar.

Después cuando llegan los malos resultados, otra vez se equivocan. Tanto el dueño, como el entrenador, culpan a El Gullit, cuando todo el equipo no juega a nada. Omar Bravo no ha metido ni un gol y ya no se mueve. El portero se ha equivocado. Orbelín Pineda y El Dedos López han perdido balones que se han convertido en goles en contra. Los mediocampistas no quitan pelotas, ni ganan espacios. Y los defensas cometen errores infantiles.

La culpa es de todos. No de El Gullit. Pero todos prefieren culpar al nuevo, al estrella que venía a cambiar solito el rumbo del equipo.

Es evidente que los mismos jugadores no quieren a El Gullit. No le dan la pelota. Lo evitan. No quieren que luzca, justo porque fue contratado como el salvador. En León, El Gullit tenía todo el respaldo de sus compañeros. En León, el equipo buscaba a El Gullit en cada jugada. Acá no.

El entrenador Matías Almeyda no ha sido capaz de incorporar al grupo a El Gullit con éxito. Al contrario, Almeyda ha sacado de la cancha a Peña, exponiéndolo al abucheo del público.

El entrenador es un desastre en el manejo del grupo. El dueño, Jorge Vergara, es peor. Vergara declara públicamente sin entender que eso hunde a los jugadores en lugar de rescatarlos.

El manejo de la crisis es terrible. El Gullit debió ser arropado y no señalado por el dueño y el entrenador. ¿Cuándo vieron a Gustavo Matosas hacer algún señalamiento de sus jugadores? Eso no se hace en público, eso se hace en privado, y cualquier líder de grupo sabe cómo manejar la situación.

El Chivas es un desastre. La misma afición es un desastre. Los aficionados se encargan de lastimar anímicamente a los jugadores. La afición chifla y no apoya. La afición truena a todos. Ahí está el ejemplo de Ángel Reyna, Aldo Denigris, El Conejo Brizuela y Miguel Sabah. Todos llegaron con muchas ilusiones y el club los hundió en la depresión.

Así nunca funcionará el equipo. Así contraten a Lionel Messi en la delantera, el mismo Messi sería abucheado por los villamelones y el equipo seguiría en los últimos lugares.

Twitter: @pccarrillo
pablo.carrillo@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.