• Regístrate
Estás leyendo: La Plaga que llegó
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 17:39 Hoy

De café

La Plaga que llegó

Oscar Riveroll

Publicidad
Publicidad

Este 2016 es uno de los años más difíciles para la cafeticultura en México, por un lado, en el pacifico, huracanes y lluvias atípicas afectaron las plantaciones, y por en el Golfo y Sureste, una impresionante invasión del hongo ( Hemileiavastratix) conocida cómo la plaga de la roya atacó los cafetales y disminuyo dramáticamente la producción, es el peor escenario del café en mucho tiempo.

Hasta donde yo sé, los seres humanos aún no tenemos el poder para detener los fenómenos climáticos, pero para la prevención y la erradicación de plagas se cuenta con un sinnúmero de métodos perfectamente comprobados, luego entonces las preguntas ¿porque la plaga invadió en menos de dos años la mayoría de los cafetales del sureste?, ¿acaso no se realizan trabajos de prevención?, pero las respuestas nos dejan con más dudas, pues en estos sitios se tuvo controlada la infestación durante décadas, e incluso en la cultura regional siempre han estado presentes estas acciones.

Cómo dijera aquel "ilustre" Secretario de Gobernación, esto genera "sospechosismo", pues en las reuniones del sector, en pasillos o en las cantinas se habla sobre varios sucesos que generan estas suspicacias, sobre todo el interés de una compañía transnacional en promover el cambio de la especie arábiga y sustituirla por plantas de la especie robusta. Por supuesto durante la promoción que insistentemente hizo la empresa se hablaba de los beneficios de este cultivo: mayor rendimiento, venta segura ( a ellos), financiamiento, créditos y sobre todo que es una especie resistente a la roya, sin embargo olvidaron mencionar es que la robusta requiere sol, por lo que se tienen que talar los árboles que además de otorgar la sombra a los cafetos del cultivo tradicional, sirven de refugio a la fauna silvestre y se convierten en un proveedor de servicios ambientales.

Otra diferencia fundamental, es que el robusta se utiliza principalmente en la industria de los solubles, mientras el arábiga es reconocido por sus características de calidad, aroma y sabor, además de que es indispensable su uso en las barras de especialidad, otro sustento a este dicho es que el primero cotiza en la bolsa de valores de Londres (LRCH6) entre 39 y 45% abajo del precio del segundo que lo establece Wall Street (NSCE), y estos datos lo conocen muy bien al menos por los productores de las regiones donde se cultiva el mejor café del país.

Con una lógica del silogismo Socrático y no afirmo ni niego nada, pero poco después de que se promocionó este proyecto y no encontró eco en los cafeticultores locales, la sorpresiva plaga de roya apareció.

Ante este panorama sería muy bueno que estas compañías voltearan a los cultivos tradicionales de bajo valor como el maíz, y promovieran allí el cambio a cultivo de cafetales robusta, y claro que lo hicieran con los beneficios ofrecidos, y así todos obtienen ganancia: Café arábiga, los refugios ecológicos y por el otro lado campesinos con nuevos y rentables cultivos, y grano de robusta para el mercado de los solubles que todavía tienen.

twitter @oscar_riveroll

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.