• Regístrate
Estás leyendo: Un ajedrecista. ¿Es más inteligente?
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 09:42 Hoy

Vademecum

Un ajedrecista. ¿Es más inteligente?

Óscar Hernández G.

Publicidad
Publicidad

No está determinado cuántas horas de ajedrez son necesarias para mejorar la memoria o la concentración de los niños. Algunos piensan que jugar 20 horas durante un curso, mejora la concentración.

Pero, por otra parte es cierto que, si se requieren 1000 horas para mejorar el aprendizaje y concentración, entonces no vale la pena emplear el ajedrez como herramienta pedagógica para crear niños inteligentes.

Es un mito el pensar que los maestros ajedrecistas tienen un mayor coeficiente intelectual. De hecho, no hay diferencia en el nivel de inteligencia entre los maestros de ajedrez y una persona común y corriente.

Lo que pasa es que los ajedrecistas mejoran solamente ciertas áreas del cerebro, y por tanto seria un error pensar que jugando exclusivamente el ajedrez las personas serian mejores socialmente y más inteligentes o más sanos.

Lo mejor es la combinación de actividades físicas y mentales para mantenerse sano. Todavía existe mucha polémica para poder demostrar si en verdad los juegos mentales son útiles para mejorar la memoria y retrasar el Alzheimer. Lo que ha demostrado retrasar la aparición de Alzheimer es la práctica de la natación, caminar y una buena alimentación.

En el caso de los niños con Déficit de atención por Hiperactividad que afecta aproximadamente al 5% de los niños y que cursan con impulsividad, distracción e hiperactividad, hay un estudio realizado por el psiquiatra español Hilario Blasco, que indica que el ajedrez es una terapia muy eficaz para estos niños, y que, a diferencia de los fármacos, el ajedrez carece de efectos colaterales.

En el estudio los padres de los niños se mostraron impresionados porque creían que era imposible mantener a sus hijos concentrados durante una hora; estos padres vieron que con el ajedrez sus niños mejoraron sus notas y ya no les llegaron reportes de mal comportamiento, aprenden a concentrarse y ya no es necesario presionarlos para que hagan sus tareas.

Las clases que recibieron estos niños del ajedrez fueron de una hora por semana, con fines pedagógicos, sin pensar en crear jugadores.

En fin, tal parece que la moneda aun esta en el aire. Pero la mayoría emplea el sentido común y afirma que el ajedrez debe de ser útil para el cerebro, aunque no nos haga más inteligentes.


vademecum_64@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.