• Regístrate
Estás leyendo: ¿Obeso o hidrópico?
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 16:38 Hoy

Vademecum

¿Obeso o hidrópico?

Óscar Hernández G.

Publicidad
Publicidad

En la medicina antigua, los malestares corporales fueron atribuidos a una alteración de los “humores” que estaban conformados por la sangre, la bilis y la flema. La flema hacia referencia a lo húmedo, lechoso y a la apariencia grasa. Las personas flemáticas se encuentran sumergidas en la gordura y en la abundancia de lo hinchado por los líquidos.

El cuerpo se vuelve pesado y torpe, la mirada somnolienta y los párpados pesados.

En aquellos años no era fácil distinguir la frontera entre la gordura y lo hinchado.La hidropesía o deformación del cuerpo por acumulación de materia líquida. En la actualidad la hidropesía es llamada por los médicos como ascitis, donde los líquidos se acumulan sobre todo en el abdomen. Pero ya Areteo de Capadocia en el siglo II después de Cristo se refería a la ascitis como un “tumor de agua en el vientre”; actualmente la ascitis es producida generalmente por falla en los niñones y el hígado o insuficiencia cardiaca.

Sin embargo, aun hoy es fácil confundir la ascitis con la gordura. Existe otro término medieval que se refiere a la hinchazón de todo el cuerpo, es la “anasarca”; el tumor líquido es universal, se hinchan cara, manos y pies; también esta hinchazón desmedida de todo el cuerpo fue confundida con obesidad.

Una hinchazón particular es la que se produce por acumulación de gases en el vientre. Se le reconocía como “timpanitis” por el tipo de sonido que producida el abdomen al ser explorado por el médico.

La incapacidad para expulsar las ventosidades era la culpable del aumento en el vientre y la gordura. En aquellos años la obesidad se atribuía al mal manejo corporal de los líquidos y los gases. Sin embargo fue la consistencia o el grado de dureza lo que empezó a diferenciar la gordura de la hidropesía o ascitis.

El gordo tiene la carne dura ocupada por grasa, mientras las carnes blandas están impregnadas de agua. Jean Lhermitte en 1598 hace una descripción de un paciente hidrópico; se trata de Felipe II: “Tenía las piernas, los muslos y el vientre muy hinchados, mientras que otras parte de su cuerpo eran muy flacas y huesudas”.

Respecto a el origen de la hidropesía se creía en aquellos años que era un defecto en la “destilación corporal”. Lo que resalta en estos años del siglo XV es la curiosidad por las formas, el intento de separar la “gordura líquida” de la “gordura blanda un poco más firme”. Apenas se empezaba a diferenciar entre lo normal y lo enorme; respecto a lo intermedio era mucho pedir. Era una visión arcaica que no estudia el origen; sino las formas de la gordura: El Gran Vientre.


vademecum_64@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.