• Regístrate
Estás leyendo: Obesidad y Renacimiento
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 08:58 Hoy

Vademecum

Obesidad y Renacimiento

Óscar Hernández G.

Publicidad
Publicidad

Durante la época medieval, el concepto de la gordura se basaba principalmente en la glotonería y en la gula como trasgresión y pecado. Pecado capital; merecedor de un castigo ejemplar; que Alighieri describió en la Divina Comedia como seres hambrientos parados debajo de un árbol con frutos y comida que nunca lograban alcanzar.

Durante el siglo XVI y XVII las cosas cambiaron, ahora se mostraba al obeso como un gordo incapaz, lerdo o lento. El Renacimiento asoció la gordura con la “torpeza”; personas alejadas de la actividad, con vicio alimenticio pero ya condenadas. Si antes la obesidad fue sinónimo de abundancia y poder; a partir del Renacimiento ya la gordura fue vista con “malos ojos”; la visión se modernizó y las formas corporales excesivas se vinculaban con decadencia. El estigma comenzó: rechazo.

Si bien es cierto que durante esos siglos la visión de la gordura cambió y condenó, también es cierto que fue poco lo que se avanzó en relación con el tratamiento y prevención. Aún nada se sabía en aquellos años sobre la obesidad y diabetes; mucho menos se pensaba que la obesidad tuviera algo que ver con el cáncer o los infartos. La oscuridad terapéutica abrazaba a la obesidad. La gordura seguía regímenes dietéticos muy erráticos y extravagantes; se empleaban los enemas evacuantes y las purgas para desintoxicar al enfermo; sangrías y laxantes era cosa de todos los días.

La ceguera era notable en aquellos tiempos; nada de prevención. Únicamente el Renacimiento sirvió para catalogar a los obesos como excesivos, “dejados de sí mismos”; aunque tampoco resaltaron la delgadez; el culto a la “flacura” vendría después.

El Renacimiento dejó una huella imborrable hasta nuestros días y esa huella la sufren y viven los pacientes hoy diariamente, se llama: discriminación y rechazo.


vademecum_64@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.