• Regístrate
Estás leyendo: Maratón
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 10:36 Hoy

Vademecum

Maratón

Óscar Hernández G.

Publicidad
Publicidad

490 años AC, tuvo lugar una batalla memorable entre las tropas persas y las atenienses en la llanura de Maratón. Ahí se enfrentaron 10000 atenienses contra 20 000 persas. Este desequilibrio numérico presagiaba una victoria de los persas.

Tanto así, que los atenienses habían jurado prender fuego a la ciudad antes de permitir que cayese en manos del enemigo. Al verse en desventaja, los atenienses pidieron ayuda a otras ciudades, y enviaron a Esparta a un corredor entrenado o hemerodromo, llamado Filípides. Los hemerodromos eran jóvenes entre 15 y 18 años, sanos, expertos en correr, utilizados como mensajeros por los griegos. Filípides fue enviado de Atenas a Esparta, a pedir ayuda militar, recorriendo unos 240 Km en 2 días; el corredor no iba descalzo, sino que iba equipado con casco, coraza, escudo, lanza y espada. Cuando Filípides llegó a Esparta, pronunció un emotivo discurso pidiendo ayuda, pero ningún espartano movió ni un solo dedo.

En contra de todo pronóstico, los atenienses vencieron a los persas en Maratón. El líder de los atenienses, Milciades, tras haber ganado la batalla, decidió enviar a su corredor favorito, Filípides, ya cansado, de regreso a Atenas, para comunicar la victoria, y evitar así el incendio de la ciudad. Después de haber recorrido 240 Km, para Filípides correr otros 42 Km, que es la distancia entre Maratón y Atenas, parecía cosa sencilla. Finalmente, Filípides llegó al Partenón, agotado, deshidratado, con los pies ensangrentados, y la boca seca, y pronunció: Alegraos, Atenienses, hemos vencido.

Tras decir esto, se desplomó y falleció. A la distancia, es imposible saber con certeza de qué murió este corredor del primer maratón de la historia. Hoy en día, a este tipo de muerte se le conoce como MUERTE SÚBITA que, en un atleta profesional, puede ser debida a un crecimiento cardiaco excesivo, sin embargo, otras cosas también pudieron suceder, como falla renal aguda, aumento de potasio en sangre y arritmias cardiacas. Esta proeza fue la inspiración para incluir la carrera de maratón en los Juegos Olímpicos. La distancia original entre Maratón y Atenas era de 42 Km, pero se le agregaron 195 metros para que los maratonistas pasaran por el palco de la Reina Victoria, en 1908, durante los Juegos Olímpicos de Londres.


vademecum_64@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.