• Regístrate
Estás leyendo: Beowulf
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 23:27 Hoy

Vademecum

Beowulf

Óscar Hernández G.

Publicidad
Publicidad

El tratamiento convencional contra el cáncer está basado en el uso de cirugía, radioterapia y quimioterapia. Durante la quimioterapia se emplean medicamentos citotóxicos que eliminan a las células cancerosas, pero también afectan a las células normales. Las células cancerosas realmente son muy parecidas a las células normales; incluso en su ADN son prácticamente iguales, por eso los fármacos de la quimioterapia no logran diferenciar entre una célula normal y otra cancerígena.

Todo mundo conoce los efectos colaterales inmediatos de la terapia convencional contra el cáncer: caída de pelo, náusea, vómito, diarrea, infecciones, anemia, sangrados y gran debilidad. Por fortuna en los últimos años se han desarrollado terapias más específicas o dirigidas contra el cáncer; se trata de sustancias que están orientadas a bloquear proteínas o enzimas que funcionan como factores de crecimiento celular.

Estas terapias dirigidas actúan principalmente en las células de mayor proliferación como las cancerosas. En la práctica clínica lo que se hace es combinar la terapia convencional de quimioterapia con alguno de estos medicamentos específicos.

La mejoría clínica y sobrevida aumentan. Por ejemplo, en algunos pacientes con cáncer de mama se ha podido detectar la presencia de marcadores u oncogenes como el HER2; que es una proteína que favorece el crecimiento celular; es a través del uso de anticuerpos monoclonales que podemos bloquear al HER2.

Estos anticuerpos contra este tipo de cáncer son el Herceptin -transtuzumab-.Fue Harlod Varmus, un virólogo, quien logró descifrar el por qué las células cancerosas crecen y crecen indiscriminadamente por todo el cuerpo. Varmus decía “si el ser humano busca la inmortalidad, son las células cancerosas las que han encontrado la fórmula exacta”. Este investigador estudió literatura antes de dedicarse a la medicina.

En sus estudios pudo determinar que todas nuestras células tienen genes de crecimiento celular y otros genes que suprimen el crecimiento. Cuando estos genes se alteran o cambian por mutación es como si se oprimiera el botón de “encendido” para el crecimiento celular desordenado. Cuando Varmus recibió el Premio Nobel por sus hallazgos, hizo referencia a la historia épica Beowulf; que en el 2000 protagonizaran Angelina Jolie y Anthony Hopkins.

Beowulf es un héroe que acude en auxilio de un rey de Dinamarca, donde habita un Troll o Grendel que trae asolados a los lugareños y descuartiza a los súbditos del rey por venganza. Beowulf logra derrotar al Grendel; pero luego se enfrenta a un poderoso dragón. Cuando por fin se encuentran cara a cara el dragón y Beowulf, hay un momento de suspenso, aún no se sabe quién ganará la batalla. Así de esta manera el Dr. Varmus dijo en su discurso: “Nosotros hemos visto de cerca cómo funcionan las células cancerosas, como Beowulf hemos visto sus colmillos, su gran hocico y los ojos rutilantes de la bestia mortífera”. Solo resta una cosa: ¿Cómo vencerlo?”.


vademecum_64@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.