• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-10
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 18:06 Hoy

Vademecum

2017-09-10

Óscar Hernández G.

Publicidad
Publicidad

El ser humano es un ser social por naturaleza, le encanta comunicarse, establecer lazos, chismorrear,argüendear, hacer bromas por cualquier vía –internet y whatsap- . Pero existen excepciones, por ejemplo, los pacientes autistas tienen dificultades para poder socializar y comunicarse, para ellos es difícil leer las emociones faciales de los demás; simplemente no “conectan”; cuando están estresados realizan movimientos estereotipados como balancearse de atrás a a delante; lo mismo sucede en los macacos o recién nacidos huérfanos que han sido privados del contacto materno en las primeras etapas.

Existen grados de autismo, algunos de ellos alcanzan a socializar lo suficiente como para desarrollar su talento, como en el caso del síndrome de Asperger, donde se cuentan nombres como Isaac Newton y Albert Einstein y, tal vez, Bill Gates, que se balanceaba adelante y atrás en las reuniones tensas. Se especula que muchas personas con rasgos autistas prefieren el campo de la informática donde no están obligadas a socializar, y se sienten cómodas frente a una pantalla y un teclado.

La estudiante en ingeniería biomecánica, Lisa Daxter, tiene una página en internet titulada “Informes de un extranjero residente”. Ahí expresa su asombro al ver como los “neurotípicos” , es decir, los no autistas, están siempre ocupados en socializar; cuenta como le sorprende la serie de televisión “Friends” una serie clásicamente neurotípica.

El célebre Oliver Sakcs descubrió a la zoóloga Temple Grandin, una autista superdotada, que dice que cuando se encuentra con alguien no autista se siente como una antropóloga en Marte. Paul Zak, un estudioso de la empatía, narra una cena con la Sra Temple:Mientras conversaban, ella evitaba el contacto visual, su rostro era rígido, sin rastros de emoción. Durante la cena,Zak puso la mano en el hombro de ella; pero a los autistas no les gustan los abrazos; de hecho, la Sra Temple había fabricado una máquina que daba “abrazos” sin el contacto humano.


vademecum_64@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.