• Regístrate
Estás leyendo: El Corazón de La Hoguera
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 11:26 Hoy

Acentos

El Corazón de La Hoguera

Óscar Hernández G.

Publicidad
Publicidad

Hoy en día, para todos resulta natural la administración intravenosa de medicamentos; sin embargo esto no se hubiera podido dar, sin el conocimiento previo de la circulación del corazón y pulmón. Durante muchos años se desconocía qué sucedía si se inyectaban sustancias en las venas. Tampoco se conocía por qué la sangre “no cae por gravedad”; por qué en el ser vivo, la sangre no obedece a la ley de gravedad. Fue el anatomista Frbricius quien echó por tierra la tan arraigada teoría galénica según la cual la sangre se producía y distribuía desde el hígado. Fabricius diseccionó las venas y encontró en su interior válvulas que impiden que la sangre retorne o se regrese hacia atrás. Pero aun faltaba desmentir la idea de Galeno que proponía que en el corazón existían poros que permitían la trasformación de sangre oscura- no oxigenada- en sangre brillante- oxigenada- . Fue William Harvey quien descubrió que en el corazón no había ningún poro; más bien encontró cavidades o cámaras izquierdas y derechas, llamadas aurículas y ventrículos. Estas cámaras expulsan la sangre del corazón como bombas, y lo hacen a través de un sistema circular de vasos; esto fue un gran avance, conocer que la sangre viaja y fluye en círculo por el cuerpo.


Sin embargo, en la Edad Media 1500, existía un dogma bíblico que aseguraba que la sangre era el lugar donde se encontraba el alma. Pero surgió una mente inquieta, la de Miguel Servet, que afirmaba que los pulmones recibían la sangre del corazón; era ahí en los pulmones donde se mezclaba el aire o aliento divino y el alma de la sangre. Este concepto básico de combinación de la sangre cardiopulmonar fue revolucionario y permitió avanzar en los estudios de la circulación sanguínea. 


Sin embargo, sus contemporáneos, la inquisición, no lo vieron así. Lo arrestaron, lo juzgaron de manera sumaria y lo condenaron a muerte en la hoguera. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.