• Regístrate
Estás leyendo: Una luz al final del túnel
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 08:09 Hoy

La alegría de vivir

Una luz al final del túnel

Omar Cervantes

Publicidad
Publicidad

La semana pasada comentábamos que una nueva vida con motivos siempre es importante para la recuperación de un adicto que ha decidido dejar el infierno de su enfermedad y conocer la alegría de vivir, lo cual es una promesa cumplida si se hacen las cosas de manera correcta, pero no implica que en el nuevo vuelo aún habrá turbulencias.

¿Qué pasa, entonces, cuando el adicto rehabilitado y en recuperación vive, como cualquier persona en el mundo, los vaivenes de una vida llena de claroscuros? Como ya lo hemos expresado, si se tienen las herramientas correctas en prevención de recaídas y si hay consciencia de enfermedad, será más fácil continuar a pesar de las vicisitudes que se les vayan presentando.

Y aquí entra una de las herramientas más poderosas, que al principio puede parecerle extraño al consultante o a su familia: la fe.

Como dicen los alcohólicos anónimos en su tercer paso, es la fe que obra la que hace la diferencia. Es pedirle al adicto o al codependiente o al consultante, que confíe y tenga fe en que sin importar lo oscuro que pueda estar el camino, siempre hay una luz al final del túnel.

Algunos le llaman visión del túnel para sostener el enfoque en las metas que se tienen, independientemente, de cuáles sean estas, para que sin importar lo negro o sinuoso del camino, se tenga la certeza de que si se continúa haciendo el trabajo adecuadamente tarde o temprano aparecerá de nuevo la luz.

Yo suelo decirles a mis consultantes cuando entran en estas disyuntivas naturales y comienzan a vivir, en sobriedad, los altibajos de la vida o entran en crisis: "¿Acaso cuando estabas en consumo, pensaste que habías perdido todo y no tenías remedio y hoy sucedió el milagro y estás limpio? Pues de igual forma esto también va a pasar o como decía un viejo sabio de AA en Monterrey, todo pasa y no pasa nada".

Entrenadores y motivadores deportivos o de vida solemos usar esta técnica del túnel para romper las resistencias de la persona que se niega a seguir avanzando, o piensa que ya no puede más y quiere claudicar, lo cual es muy común en algunos puntos del tratamiento. De esta forma, logramos que la persona siga enfocada en su meta, que tome la confianza necesaria para avanzar y que vaya descubriendo la útil herramienta de la fe.

Después de algunas batallas o tormentas sobrevividas, lo único que hay que pedirle a la persona es que se enfoque en la luz al final del túnel y recuerde cuántas veces, en situaciones similares, quiso abandonar y seguir adelante, aún ante lo desconocido, fue la mejor decisión para lograr sus metas, entre ellas la de mantener una abstinencia permanente.

Deepak Chopra, médico, pensador y experto en física cuántica y en leyes espirituales, suele decir que lo más seguro es la incertidumbre porque detrás de ella viene el crecimiento y evolución de la persona.

Hasta la próxima semana.

omarcervantesrodriguez.esp@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.