• Regístrate
Estás leyendo: Un maratón de alegría
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 08:36 Hoy

La alegría de vivir

Un maratón de alegría

Omar Cervantes

Publicidad
Publicidad

En los calendarios de los usos y costumbres mexicanos, el puente laboral que coincide con el desarrollo de "El Buen Fin" y que antes era el descanso por la Revolución Mexicana, marca de facto en muchos sentidos el banderazo de arranque para las festividades de fin de año, en el que las tiendas en sus aparadores ya tienen toda la oferta navideña propia de la época y que para los amantes de la fiesta, significa la nueva modalidad del maratón "Buen Fin-Lupe-Reyes".

Algunos trabajadores recibieron ya parte de sus aguinaldos, en algunos centros sociales o laborales se han adelantado para noviembre los "brindis de fin de año" y mucha gente, coloquialmente, comienza a decir que "ya se nos acabó el año".

Si todo fuera festividad y convivencia, daría gusto que el tránsito del otoño al invierno signifique una de las épocas con más entusiasmo del año, lo cual no en todos los sentidos es así, ya que lamentablemente también en estas fechas aumenta el consumo de alcohol y drogas, así como las consecuencias directas e indirectas que esto trae consigo.

Lo que para muchos es fiesta y sana convivencia, para otros, como los adictos activos, significa una "licencia" social para hacer lo de que de por sí hacen todo el año, que al aumentar en muchas situaciones representa la temporada más sombría y gris del año, en la que muchos tocan fondo y, en ocasiones, tienen finales de tragedia que empañan la temporada.

En mi actividad como especialista en adicciones, incluso, me ha tocado atender a personas en abuso de sustancias o con indicios de dependencia que, defendiendo esta época del año, solicitan que no se les recomiende la abstinencia total en este periodo, sino que sea hasta el siguiente enero, cuando algunos incluso ofrecen, como si estuvieran pidiendo permiso a sus padres, sea hasta entonces cuando se internarán o comenzarán su proceso de rehabilitación, lo cual por supuesto no es una brillante idea y en lo profesional trato siempre de hacerlos reflexionar de que en lugar de tener su "maratón de despedida", mejor traten desde ahora de cambiar sus vidas y se atrevan a experimentar un "maratón de alegría", lejos de la bebida y las drogas.

Algunos, en su intento por correr ese "último maratón", llegan desesperados a un grupo de 12 pasos o a una clínica de rehabilitación, donde pasan las posadas y las fiestas decembrinas, a pesar de sus planes de llegar a enero.

Quizás sea ésta una buena época justo para llevar el mensaje a quienes están padeciendo de una adicción, para que desde ahora pongan solución y eviten que la temporada los arrastre más; igual que para quienes ya están en recuperación, es momento de reforzar sus medidas de prevención para una posible recaída, en pos de tener el mejor cierre del año posible.

omarcervantesrodriguez.esp@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.