• Regístrate
Estás leyendo: Presos
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 12:21 Hoy

Fuera de Registro

Presos

Nicolás Alvarado

Publicidad
Publicidad

Naturalmente los habrá que festejarán, soltando petardos, como en una Copa del Mundo que fuera redención de un tiempo que los ha tenido humillados y sin título. Felices, como si ese encarcelamiento bastara para reparar el país. Y que se darán por satisfechos, como pirañas que devoran un buey, sin prestar atención, sin importarles el tropel que ha atravesado el río a su costa.

“Y los habrá que llorarán jurando venganza… sin admitir entre tanto los errores del camino, las faltas de proceso o de carácter, la convivencia cómplice o la capitulación ante el poder. Sin percibir ni negar la arrogancia y el sectarismo pueril que a nada condujo y que los trajo hasta aquí”.

El texto —disponible en su totalidad, en el portugués original, en http://carlosmelo.blogosfera.uol.com.br/— es hermoso y terrible. Lo escribe hace apenas tres días Carlos Melo, politólogo brasileño, a la luz del encarcelamiento del ex presidente acusado de corrupción Luiz Inácio Lula da Silva, suceso que ha provocado polarización política y que amenaza con división social en aquel país.

La reflexión vale, sin embargo, para todo tiempo y lugar en que los juicios sumarios estén a la orden del día y el debido proceso brille si no por su ausencia por su irrelevancia, en que las sociedades se empeñen en hacer de las figuras públicas héroes o villanos, se apresten a convertirlas en santos o en parias sin hacer un examen racional de lo que han hecho y lo que representan, de lo que han construido y destruido, de sus delitos y vicios, de sus obras y legado. Vale para un mundo maniqueo en sus valores y expedito en sus juicios, que, comodino, prefiere construir el heroísmo ajeno y la inquina del otro en vez de cultivar la propia responsabilidad y atenerse a la ley sin el recurso fácil de las emociones exacerbadas y acríticas a favor o en contra.

No es solo Lula quien duerme hoy en la cárcel. Lo acompañan, en todo el mundo, los que viven presos de sus pasiones y prejuicios. Los que, por mera desidia, se privan a sí mismos de la única verdadera libertad posible: la de pensar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.