• Regístrate
Estás leyendo: Parir con placer
Comparte esta noticia

Criando Consciencia

Parir con placer

Nadja Alicia Milena Ramírez Muñoz

Publicidad
Publicidad

En la sociedad que infantiliza a las mujeres para poder dominarlas, en la sociedad en donde los hospitales violentan los derechos básicos de sus pacientes, en el país donde la salud pública es solo un mito, el trato humano una imposibilidad y la violencia obstétrica una triste realidad, las mujeres estamos recuperando nuestros partos.

Recuperamos el poder al elegir cómo, dónde y cuándo parir, porque, aunque se lea ridículo, la mayoría no lo tiene. 


Recuperamos la posibilidad de parir en un lugar que nos reciba amables, al renacer volviendo con otro ser en nuestros brazos. Es mediante el parto, la lactancia, el embarazo y la menstruación que la mujer empodera todo su ser.


Lo escribo yo quien salió de un hospital general con su primer hijo en brazos sintiéndose afortunada porque no le dijeron groserías, porque tuvo una cama y a pesar de que, cuando quise pararme, me dijeron que era imposible, que le causaría derrame cerebral a mi bebe. Lo escribo porque juré que jamás pisaría un hospital, no después de veinte horas sin comer y sin una gota de agua.


Mi segundo bebé fue un regalo, lo tendría en casa, con partera, en agua. 


Nació estrepitosamente, de improviso, así que no había nada listo ni me di cuenta que estaba en trabajo de parto. Un día antes me aprendí la coreografía de Noas y me fui a dormir, con algunas molestias leves. De madrugada me despertaron las contracciones, llame a la partera pensando aun que eran las preparatorias y me puse en la regadera bajo el chorro caliente. Nahuel no tardó más de dos horas en salir. Tenía el cordón enredado, mi cuerpo simplemente me dijo que hacer, como pujar, como sostenerlo y tirar de él mientras le deshacía la circular, como darle leche para que su llanto no asustara a su hermano, quien, en el inter despertó emocionado a ver el nacimiento de su hermano.


Parir es posible, es una experiencia dulce, poderosa, parir con placer existe, porque en el dolor de una contracción puedes detenerte a sentir, sentir por primer vez como el dolor es tu aliado y te da fuerzas. Las mujeres sabemos, las mujeres podemos y merecemos parir con placer. 



ecopipalaguna@hotmail.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.