• Regístrate
Estás leyendo: Y sus pantorrillas
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 17:08 Hoy

Cuentos

Y sus pantorrillas

Mored

Publicidad
Publicidad

“Hay veces que no dejo de soñarte
de acariciarte hasta que ya no pueda.
Hay veces que quisiera morir contigo
y olvidarme de toda materia
pero no me atrevo”
La Celula que explota, Caifanes

La seguí hasta el bar aquel de fachada grafiada, el rastro que dejaban sus pantorrillas se perdía en la entrada diminuta entorpecida por un convite de fermentos y verdes humos. Bastó un amable con permiso, para que las aguas se abrieran para internarme a aquel santo sanctorum del pulque.

Al interior, la luz amarilla de nostálgico parpadear jugueteaba con la marea de asistentes, quienes en continuo ir y venir se ansían por momentos a la barra para apencar néctares varios y continuar con sus individuales rituales de aceptación y algunos más avezados los de apareamiento, sin fines de lucro.La vi escurrirse por un acceso a otra de las salas de aquel particular tugurio, de donde los decibeles de un requinto eléctrico hacían de llamado para un selecto grupo de millenials entrados en años.

Una habitación doble y adaptada a base de maso y pico en una sola, con las mismas características museográficas en sus paredes y techos, viejos cuerpos de bicicletas, amarillentas portadas de discos y antiguos carteles de aquel cine que en la época de la dictadura perfecta afloró hasta decaer y escurrirse como diarrea en el llamado cine de ficheras endiosadas, albañiles y mecánicos adonis de barriada y sementales irresistibles de cuanta “velda” buscaba un sitio en aquel Hollywood de Peralvillo y la colonia Doctores. Vestigios de una civilización hoy tal vez extinta o mutada en alguna raza de Malverde, vaya usted a saber.

En el espacio gemelo frente a la concurrencia cada vez más apretada, se encontraba una banda de rock indie, mezcla de ritmos marlinianos y aspiraciones ácidas, fundían al respetable entre tallas, edades y vestimentas, aquella tocada un himno a la inclusión y la diversidad. En medio de aquel conjuro de distorsionadores y sampleos, estaba ella, con sus pantorrillas hechiceras, su falda retro floreada, su sonrisa-magia y sus ojos de trance alterado.

Acercarme a ella fue como dejarme llevar por la corriente, como quien lee a Julia Santibáñez en su “Eros una vez”, sabes que te va tomando de la mano suave, para repentinamente meterte la mano al pantalón e hincharte de sangre el amor.

No hubo un hola, ni un cómo te llamas, los protocolos comunes estaban fuera de sitio, lo que le siguió fue acompañarla en línea recta hasta terminar, moverme en vaivén al ritmo de no sé qué, asilarme en su cintura y pactar una carantoña de labios.

Dos o tres veces aspiramos el aire cerca de la mesa de todos, me dejé invadir por su presencia, tan dentro de mí y tan caliente que, al tocar mi mano, descendía a Mitla y platicaba con mis muertos, con mis vivos y con los no nacidos y ella ahí, centinela, tocándome.

La luna se movió constante de oriente a poniente y el umbroso de la madrugada comenzó a ceder, la banda se había ocultado en el último “soundtrack” de la historia aquella y sólo quedábamos ella, mi sombra y yo.

La cuenta llegó a la mesa alterada de realidad, el mozo del refugio me urgía a abandonar el sitio, como quien es presa del arribo marital y pronto ha de pirarse de imperioso a riesgo de morir en el olvido en algún oscuro armario.

Quise tomarla de la mano y marcharme a una vida común, pero al voltear de la mesa ya no se encontraba.

Más que sorprendido, turbado, pregunté por ella, con sonrisa paternal, él, me tomo del hombro y me dijo, -has de saber que así es ella, va, viene, ilumina tus oscuridades si es para ti, si no, pinta tu mundo de profundidad por todos los tiempos.

Caminé así sobre mis pasos con sus labios y sus pantorrillas en mi mente y con un dejo de amargura escurriéndome en la garganta.
Antes de abandonar aquel sitio, pregunté por su nombre, el mozo del sombrero de leñador se acercó y me murmuró al oído, yo sonreí y pisé la calle.

Fin

@moredilustrador

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.