• Regístrate
Estás leyendo: Democracia Energética, la otra cara de la moneda de la reforma energética
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 00:53 Hoy

Columna de Mónica Almeida López

Democracia Energética, la otra cara de la moneda de la reforma energética

Mónica Almeida López

Publicidad
Publicidad

Lo que parecía ser la solución a corto mediano y largo plazo para frenar los constantes incrementos a los precios de los energéticos, en lo especifico de las gasolinas así como la dependencia directa a el precio del dólar frente al peso mexicano en su costo, nos ha arrojado saldos negativos, ya que el panorama que se avecina es adverso y los incrementos parecen no tener final, no existe un tope de precios, ni tasas variables que permitan contar con una estabilidad en los precios, la extracción de petróleo ha caído en un 9.6% la producción más baja en 38 años, dejando mucho margen a la especulación y dependiendo directamente del momento económico internacional, pero por otro lado ante este panorama las familias mexicanas adolecen cada centavo de incremento, reduciendo su poder adquisitivo en donde cada día su sueldo alcanza para menos.

En ese sentido existen muchas preguntas y pocas respuestas, percibiéndose un ambiente de gran preocupación de los propios ciudadanos y claro también de los inversionistas que ven a nuestro país pasando por una inestabilidad económica que genera incertidumbre de inversión, frenado con esto la producción de empleos y teniendo un costo de vida caro para todos.

Como respuesta a esta problemática, es necesario acciones eficientes que ataquen el problema de manera eficaz; uno de ellos recae en el uso de los biocombustibles, con su aplicación, se generaría un giro importante a las cúpulas de intereses que impiden que existan alternativas de uso de energías, intereses que pretenden evitar se concrete una Democracia Energética, en la cual los ciudadanos puedan seleccionar las alternativas de uso de gasolinas, algo que actualmente no sucede y que al ser un producto elemental para el desarrollo de las actividades cotidianas, se están generando incrementos voraces en detrimento de quien menos tiene, ya que esto no impacta únicamente a los propietarios de los vehículos, sino que impacta directamente en la canasta básica. Parece que en nuestro país el 23% de la población que vive en pobreza alimentaria no son observados y que el salario mínimo actual de $88.36 pesos diarios alcanza para alimentar a una familia.

Para hacer frente a esta situación se hace ineludible el contar con una Democracia Energética, que venga a aminorar y revertir tanto el impacto económico como ambiental de las gasolinas. Entender este concepto como un instrumento para mejorar la calidad de vida de la gente y combatir la desigualdad. El primer paso que la Norma Oficial Mexicana NOM-016-CRE-2016, permita a las Zonas Metropolitanas de Jalisco, Monterrey y CDMX, utilizar hasta un 10% de etanol oxigenante, que mejora e incrementa el octanaje de las gasolinas, no daña el medio ambiente y reduce considerablemente el costo de los combustibles.

Desde la Fracción Parlamentaria del PRD, se ha impulsado y se generó el debate con el respaldo científico de distintas universidades públicas y privadas, que dio como resultado que el Poder Legislativo en conjunto con el Ejecutivo pudieran generar el Plan Estatal de Transición, Soberanía y Democracia Energética, para buscar una menor dependencia de fuentes de energía fósiles y así mitigar la emisión de gases de efecto invernadero y buscar la generación de economías solidarias al atender las características de cada región del Estado. Es importante señalar que el Estado de Nuevo León se ha sumado a esta propuesta, y en onceava sesión plenaria de la Conferencia Permanente de Congresos Locales (COPECOL), se tomó el acuerdo que el tema de la Democracia Energética será parte de la agenda estratégica a implementar en todos los entidades federativas del país.

El Plan Estatal de Transición, Soberanía y Democracia Energética para Jalisco, actualmente se encuentra en estudio por la Comisión Reguladora de Energía, de concretarse esta propuesta además de tener un valor agregado como es el detonar el desarrollo del sector agrícola y regional, estaríamos optando por energías más económicas y sustentables, concretando una política económica eficiente.

Si Pemex sustituyera el MTBE que es el actual oxigenante de gasolinas por etanol, se tendría un ahorro de $900 millones de dólares anuales, en cuanto al desarrollo sustentable si contamos con gasolinas con menos aromáticos, azufre y productos carcinógenos como benceno y MTBE, la contaminación será mucho menor y el aire que respiramos todos los días será más limpio.

Debemos de actuar de inmediato, buscar soluciones consensuadas y científicamente estudiadas, la solución está sobre la mesa, solo queda esperar que los intereses de unos cuantos no frenen esta trascendente e importante opción de mejorar nuestra economía y medio ambiente, en donde Jalisco y Nuevo León no quitan el dedo del renglón para que la Democracia Energética sea una realidad.

Coordinadora de la Fracción del PRD Congreso del Estado de Jalisco
@MonicaAlmeidaLo


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.