• Regístrate
Estás leyendo: Un 12 de octubre de 1936
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 01:05 Hoy

Columna de Miriam Hinojosa Dieck

Un 12 de octubre de 1936

Miriam Hinojosa Dieck

Publicidad
Publicidad

La presencia de Cristóbal Colón en la Universidad de Salamanca para explicar su teoría de la redondez de la Tierra no fue lo único que unió el descubrimiento de América con esa institución que, cuando el genovés la visitó, contaba ya con casi tres siglos de prestigio.

La llegada al Nuevo Mundo fue lo que muchos años después, 444 para ser exactos, reunió a la élite académica, pero también a la político militar en el paraninfo de la Universidad. Allí, en el marco del Día de la Raza, se pronunciaron ardientes discursos en los que se exaltaba la hispanidad al tiempo que se deploraban los particularismos vasco y catalán.

Entonces rector de la Universidad, el bilbaíno Miguel de Unamuno, a quien su origen nunca obstó para ser uno de los más doctos defensores de la lengua castellana, tomó la palabra y expresó de manera excelsa su desagrado respecto a lo que se había señalado. Esto enciende los ánimos del general Millán Astray, quien clama: “Muera la Inteligencia” y su conocida arenga “Viva la Muerte”. Unamuno rebate duramente. Señala que no es de extrañar que un inválido de guerra como lo es el general busque multiplicar los mutilados a su alrededor, pero que no cree que con ello se esté pensando en el bien de España. Dice que la necrófila exaltación de Millán Astray es equivalente a decir “Muera la vida”, y espeta su muy célebre y profético “Venceréis, mas no convenceréis”, alegando que lo primero les sería fácil por la fuerza de la que gozaban; pero para lo segundo requerirían que los asistiera el derecho, cosa de la que carecían.

Cuentan algunas versiones que fue el propio Millán Astray el que pidió a Unamuno tomar el brazo de la esposa de Francisco Franco, en el interés de desistirse de atacarlo. Lo que es incuestionable es que el rector, que allí mismo se declaró sumo sacerdote de esa inteligencia a la que el general vituperaba, salió tomado del brazo de la señora y se recluyó en su casa, de la que no salió hasta su muerte, un par de meses después.

miriamhd4@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.