• Regístrate
Estás leyendo: Hambre de votos y votos del hambre
Comparte esta noticia

Columna de Miriam Hinojosa Dieck

Hambre de votos y votos del hambre

Miriam Hinojosa Dieck

Publicidad
Publicidad

La regulación electoral mexicana es abigarrada y compleja. Consecuencia de ello, los mismos calificativos aplican para su andamiaje institucional. Quienes pertenecen a las generaciones nacidas en los setenta y anteriores, bien comprenden los motivos de esta superposición de vigilancias mutuas entre órganos administrativos, jurisdiccionales, partidos políticos, autoridades electas. La presencia de todo suma ojos que supervisan que no haya uno que saque provecho más allá de lo que la ley permite. Así, nuestra democracia avanza, aunque este grosor le impide hacerlo de forma ágil. Por si fuera poco, las herramientas de las que se ha dotado son como soles que ejercen atracción sobre planetas de nuevas versiones legislativas y reglamentarias, jalándolas hacia sí, haciendo más pesado el cuerpo institucional.

Todo para conjugar los fantasmas del pasado. Todo para garantizar que cada voto cuente y se cuente. Sin embargo, no nos da mucho tiempo por levantar el tapete como no sea para esconder allí algunas basuritas que se acumulan proceso tras proceso. Y poco nos importa indagar los motivos de la joroba que poco a poco se forma bajo nuestros pies, si al final el decorado que se asienta sobre esa alfombra luce tan Luis XV con sus formas caprichosas y su profusión de hoja de oro.

Lo que no queremos ver, son los motivos tras los votos que concienzuda y acuciosamente contamos. Lo que nos cubrimos los ojos para no observar son las transacciones que determinan la proclividad de los ciudadanos por una u otra opción política. Impávidos escuchamos arengas en el sentido de llamar a los votantes a tomar “lo que les den” y prometer su sufragio a cambio de ello, total, les dicen, en la soledad de la mampara no habrá quién supervise qué logo cruza en la boleta.

Pero poco sabemos de las medidas de presión que los dadivosos utilizan para garantizar el intercambio. Peor aún, criticamos a quienes, movidos por su precaria situación, acceden a dicha alternativa.

miriamhd4@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.