• Regístrate
Estás leyendo: El interés superior del menor
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 10:46 Hoy

Columna de Miriam Hinojosa Dieck

El interés superior del menor

Miriam Hinojosa Dieck

Publicidad
Publicidad

Ha llegado el momento en México en el que el debate sobre situaciones que enfrentan infantes traiga a colación la importancia de que las autoridades tomen sus decisiones teniendo en consideración el interés superior del menor y la preservación y potenciación de sus derechos.

Uno de los momentos más intensos para poner sobre la mesa este argumento fue sin duda la negativa por parte de los maestros de Oaxaca de atender a las exigencias de la reforma educativa que redundó en paros de labores. En este sentido, los más altos tribunales estatuyeron que debería de privilegiarse, por encima de los derechos laborales del magisterio, el interés superior del niño y su derecho a recibir educación. Pero sólo se invocó cuando se habían recorrido todos los vericuetos jurídicos.

Vino el turno al penoso caso de los bebés que fueron vendidos, con el necesario involucramiento de las autoridades que tenían por misión protegerlos, en el estado de Sonora, donde se han descubierto al menos nueve casos de compra-venta de niños. Se trata de rufianes que se aprovecharon de la mayor vulnerabilidad que puede tener un ser humano: su paternidad y, muy señaladamente, su maternidad. Los hijos, o la falta de ellos, duele como ninguna otra cosa en el cuerpo y en el alma. Tan pesado es atestiguar ese lugar vacío en la familia, como el vértigo de su llegada inminente en medio de condiciones económicas, físicas o emocionales que hacen complicado el recibirlos. De ese sufrimiento terrible se aprovecharon estos delincuentes, que identificaban, convencían y transaban entre madres en situación de vulnerabilidad y padres dispuestos incluso a infringir la ley con tal de materializar su anhelo. Poco distan estos casos de los narrados en el marco de las dictaduras en las que a las presas políticas embarazadas se les retiraban sus hijos al darlos a luz para entregarlos a "matrimonios decentes" y proclives a la filosofía del régimen en vigor. Sólo que en Sonora agravado por el hecho de que media beneficio económico en la interacción; no es sustracción de personas, sino venta de ellas. Particularmente interesante es el cauce que, en este caso, dieron las autoridades sonorenses al argumento del interés superior del menor, toda vez que optaron por dejarlos en manos de quienes, digámoslo con todas sus letras, los adquirieron en el mercado negro de la trata de personas, ya que consideraron que eso sería lo menos disruptor para la vida de los infantes, los cuales podrán ser, sin embargo, solicitados por quien demuestre filiación de paternidad biológica de los menores, sin que medie juicio para ello. Me parece, por decir lo menos, descabellado.

La tercera viñeta de este debate la constituye el caso ventilado esta semana en medios locales y nacionales referente a una pequeña regiomontana que padece una enfermedad que la mantiene sumida en la epilepsia impidiendo su desarrollo. Los padres han clamado por la autorización para la importación de un fármaco que tiene el infortunio de derivarse de una droga más satanizada que las otras que confluyen en tantos otros medicamentos. En este caso, cada autoridad involucrada evocó la prohibición que hay en México para la importación y uso de la sustancia en cuestión y a nadie se le ocurrió que, tal vez, la situación de la niña no podría sino mejorar extrayéndola del espasmo casi permanente. No valió la lucha de los padres, sino hasta que su clamor llegó a los medios, y así, con esa triangulación, es que las autoridades de salud dieron por fin con el resquicio legal que desde siempre pudo amparar la compra del medicamento que posiblemente mejore la vida de esta niña.

Identificar "el interés superior del menor" requiere de profundas reflexiones éticas. En el laberinto burocrático nacional pocas veces contamos con autoridades con la capacidad y la altura moral para ubicarlo y defenderlo.


Politóloga*
miriamhd4@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.