• Regístrate
Estás leyendo: Desde el vecino reino de San Pedro
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 11:38 Hoy

Columna de Miriam Hinojosa Dieck

Desde el vecino reino de San Pedro

Miriam Hinojosa Dieck

Publicidad
Publicidad

En el asunto de la declaratoria de persona no grata para el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, que propuso el alcalde de San Pedro Garza García y que votó favorablemente por unanimidad su Cabildo, hay mucho que comentar. Me ocuparé en esta entrega del asunto en sí, para en colaboraciones posteriores tratar la situación en la que nos encontramos con respecto a la aplicación de la reforma en Derechos Humanos que es lo que (al menos oficialmente) ha desencadenado estos hechos.

La herramienta invocada por el alcalde sampetrino es propia de la diplomacia, y es lo que permite a un Estado inconformarse con el actuar de un individuo particular súbdito de otro país y en misión diplomática ante el Estado declarante, de tal suerte que pierde durante un plazo determinado sus privilegios.

Los municipios, pues, si hacen este tipo de señalamientos, no tienen más -ni menos- impacto que uno de carácter simbólico.

Así, la votación del Ayuntamiento sampetrino parecería tener el mismo impacto que cuando Quico le decía a alguien que no le caía bien: "Chusma, chusma" para luego recetarle una trompetilla.

Sin embargo, las consecuencias podrían dolorosamente ir mucho más allá.

Declarar como non grata a una persona es estigmatizarla. Que lo haga el Cabildo en pleno puede interpretarse por los habitantes de la comunidad a la que gobiernan como una convocatoria a materializar este desagrado por los medios que ellos consideren.

Y es que hay que diferenciar claramente entre la absoluta libertad que tendría cualquier ciudadano de expresar su desacuerdo o enojo hacia cualquier otro individuo, y la necesaria autorregulación que tiene que tener una autoridad, en este caso el Ayuntamiento de San Pedro, para mantenerse dentro de los límites que la legislación le establece.

Más que una ridícula aspiración de Garza García por actuar como si fuera una república o un principado, lo que atestiguamos es un brote de intolerancia que debe sofocarse cuanto antes.


Politóloga*
miriamhd4@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.