• Regístrate
Estás leyendo: Como en la escuela
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 22:05 Hoy

Columna de Miriam Hinojosa Dieck

Como en la escuela

Miriam Hinojosa Dieck

Publicidad
Publicidad

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, dio a conocer, a principios de esta semana, un proyecto de reforma al sistema escolar de nuestro país: La Escuela al Centro.

Sus detractores le critican el no saber de pedagogía. Sin embargo, el que no sea él quien haya dado a luz estas ideas, no hace sino fortalecer la propuesta.

La idea de que la escuela debe de ser el núcleo en torno al cual gire la política educativa de un Estado ni es nueva ni es exclusiva de nuestro país. Las más importantes tendencias pedagógicas actuales ven a los recintos escolares como comunidades de aprendizaje. Es decir, nadie debería estar exento de crecer en este entorno. Los alumnos, evidentemente, deben acudir a ella en busca de su formación, pero los maestros deben de encontrar en su tarea la ocasión de mejorar y los directivos deberán facilitarles dicho proceso en aras de, ellos mismos, ser líderes de un equipo que día con día se vuelve más capaz. Los padres de familia, por su parte, son el motor de toda esta maquinaria, con su permanente vigilancia, con su acompañamiento a los hijos, con la retroalimentación que brinden a los maestros y con sus aportaciones solidarias a la mejora de la infraestructura.

Así, el desarrollo educativo de un país no pasa por la sindicalización de cada uno de estos estamentos inmersos en una batalla al tener intereses encontrados, sino a través de las interacciones constructivas entre cada uno de estos subgrupos creando verdaderamente una comunidad que debe de ser el centro de las preocupaciones de la política educativa y, por lo tanto, la unidad de medida para la acción pública que la misma despliegue.

Qué más da si Nuño sabe o no de pedagogía; le aplaudo que, al parecer, está escuchando a los que sí conocen del asunto. Sin embargo, la clave del éxito radica en que la trampa en la que ha sucumbido nuestro sistema escolar no sea la misma en la que caiga esta política pública: que el secretario tenga interlocución con cada estamento por separado, siendo este proyecto la forma de atender las demandas del grupo de presión de facto que pueden ser los pedagogos, para luego desmontarlo como gesto de amabilidad hacia el grupo de presión del magisterio. Su crecimiento vendrá de las interacciones constructivas de todos estos colectivos: como en la escuela.


Politóloga*
miriamhd4@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.