• Regístrate
Estás leyendo: Cifras más allá del fut
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 03:03 Hoy

Columna de Miriam Hinojosa Dieck

Cifras más allá del fut

Miriam Hinojosa Dieck

Publicidad
Publicidad

Es como si el new age ochentero estuviera llegando a las instituciones. De pronto, lo políticamente correcto es medir más allá del Producto Interno Bruto o del Ingreso per Cápita, lo in, lo de hoy (y esperemos que también lo de mañana) es el tema de los outcomes. Es decir, no se trata de tener buenas calificaciones por el placer de contemplar una boleta plagada de notas de excelencia, sino lograr un buen aprovechamiento que permita alcanzar otros objetivos más trascendentes.

Así, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, con sede en París y encabezada por el muy extrañado José Ángel Gurría, acaba de dar a conocer en su versión 2014, lo que al español traducen como la “Herramienta de bienestar regional” que, basada en las cifras oficiales generadas por los propios países (salvo en lo que a medioambiente se refiere, donde lo determinante son las observaciones hechas con herramental del propio organismo internacional), retoman los factores que hacen que la vida sea “vivible”, por traducir de un modo coloquial lo que declaran en su página de inicio. Así, más que las cifras abstractas, lo que tenemos es un posicionamiento de cada región y de cada país, con respecto a lo que ocurre a nivel local y nacional en los 34 miembros de la OCDE.

Se trata de una interfase extraordinaria por sus cualidades casi lúdicas de interactividad, su agradable diseño pero, sobre todo, por lo elocuente de lo que las cifras allí expuestas y, sobre todo, comparadas, arrojan. La primera lección de lo que en ella vemos es que, en el mundo actual, no hay paraísos. Ni a nivel país ni a nivel región. Todos cojean de alguna patita, por lo que la primera pregunta a la que hay que responder cuando queremos servirnos de la aplicación es si queremos darles a todos los elementos el mismo peso, o si buscamos priorizar algunos, mientras que otros nos resultan indiferentes. Evidentemente, cuando lo que está en juego son las variables educación, salud, acceso a los servicios, medioambiente, empleo, ingresos, seguridad y civismo, es difícil elegir.

Nuevo León en algunos temas se apega a su estereotipo: primer lugar en ingreso y un alto nivel de empleo y educación. En lo que respecta a la calidad del aire, dan ganas de frotarse los ojos para creer nuestro muy destacable nivel (antes de que desconfíe de los datos, piense que se refiere a todo el estado y no sólo al área metropolitana). En otros asuntos, en cambio, se confirman nuestros miedos: no alcanzamos puntaje alguno en seguridad y estamos bastante medianitos en salud y acceso a los servicios. Para hacer una síntesis apretada, comparados con las demás regiones del país andamos bien en prácticamente todos los aspectos, pero frente a las demás regiones de la organización son pocos los temas en los que tenemos honrosos lugares. Dato interesante, las regiones que más se asemejan a la nuestra de acuerdo a estos indicadores, serían Arkansas en Estados Unidos, la región oeste del Mar Negro en Turquía o bien Estonia.

A nivel país, nuestra posición más decorosa es en medioambiente, donde ocupamos el lugar 16 de los 34 miembros, y en empleo, donde estamos en la posición 19. Fuera de ello nos debatimos entre el penúltimo y el último lugar. Sin embargo, lo más devastador es el índice de desigualdad en nuestras regiones, con indicadores que van del lugar 20 al 34.

Celebro la herramienta, deploro nuestro score. Si tan sólo le pusiéramos la misma atención que a los números de la Selección de futbol.

Politóloga

mhinojosa@udem.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.