• Regístrate
Estás leyendo: "Chícharos" como munición electoral
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 20:30 Hoy

Columna de Miriam Hinojosa Dieck

"Chícharos" como munición electoral

Miriam Hinojosa Dieck

Publicidad
Publicidad

No hay forma de divorciar la Copa del Mundo de las elecciones en México. Estoy lejos de ser una aficionada al futbol, aun así no me escapa que en cada partido se despliega en la cancha una alucinante alegoría de la vida. Y el asunto toma dimensiones de epopeya cuando los que se baten son los representantes de un país. Si las elecciones tienen como objetivo fundamental el generar gobierno por la vía de la representación, no es de extrañar la cercanía entre los temas: en ambos casos, lo que ocurre es que estamos poniendo el nombre del país –que somos todos– en las manos (o en el caso de futbol en los pies) de unos cuantos que habrán de tomar decisiones que nos impacten a la mayoría. El penal lo cobrará un jugador, pero la gloria o el descrédito que de allí deriven los cargará la nación. En la curul levantará la mano un senador, pero el resultado de esta decisión será de interés para cada uno de los compatriotas.

Por eso la frase del Chicharito “Imaginemos cosas chingonas, carajo”, será quizá la más importante –aunque involuntaria– intromisión en el proceso electoral. El asunto aquel del logo del PRI en los pantaloncillos de Juan Manuel Márquez durante su pelea contra Manny Pacquiao en Las Vegas, o los tweets del Piojo en favor del Verde, se convierten en minucias frente al llamado de Chicharito. Y es que su convocatoria resulta por demás revolucionaria en un país que ha internalizado a las elecciones como una tragedia griega de proporciones descomunales y un final tan anticipable como nefasto.

Pero ahora los corifeos se voltean a ver incrédulos. Ya no pueden alertar al mítico héroe de un peligro inminente, porque los Edipos no se arrancarán ya los ojos de la imaginación. Habrán sido convocados por un representante de la nación a verla de otra forma y nadie sabemos cuál será la morfología de lo chingón desde la perspectiva de la mayoría. Empecemos por imaginar que votamos todos, carajo.

miriamhd4@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.