• Regístrate
Estás leyendo: Tapatíos al Grito de Guerra
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 04:08 Hoy

Tapatíos al Grito de Guerra

Publicidad
Publicidad

Valdría la pena, en estos tiempos que, como se esperaba, las luchas políticas son más sosas y han ido cayendo cada vez más bajo, no perder de vista que, muchas veces a contracorriente, sí hay jaliscienses en pie de guerra, pero por dar a este estado posiciones, premios, galardones y triunfos que, excepto comúnmente en lo deportivo, escasamente se saben y menos aún se reconocen. Desde luego que son múltiples los campos en que esto sucede en el momento presente, aunque valdría la pena mencionar algunos casos como ejemplo.

Pocos jaliscienses han asumido puestos de relevancia en las principales cúpulas de la iniciativa privada y no es por falta de méritos sino porque las pugnas en tales organismos suelen ser más intensas que por los puestos públicos. En las últimas dos décadas, acaso cuatro o cinco locales han podido escalar a los altos niveles del sector empresarial nacional y de ahí que hay que poner en relieve que, en unas semanas más, rendirán dos de ellos muy buenas cuentas: Manuel Herrera Vega que entregará la presidencia de Concamin el próximo febrero y Gustavo A Arballo Luján, quien igualmente dejará ese puesto en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en el Congreso Nacional que se realizará en Guadalajara en marzo venidero.

Y el camino para ellos no ha sido fácil. Manuel inició muy joven su carrera de dirigente en el 2003 en la Cámara de la Joyería y de ahí se disparó a la presidencia del Consejo de Expo Guadalajara, la coordinación del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, fundó MIND, edificio incluido y en 2015 asumió el máximo cargo en la Concamin. Tampoco resultó sencillo para Gustavo Arballo, quien, tras más de tres décadas en la industria de la construcción, fue presidente de la delegación de CMIC, vicepresidente de Concamin y por fin logró en 2015 la presidencia nacional de la CMIC.

Para Manuel Herrera la ruta de éxitos profesionales no ha terminado. Desde el año pasado logró el reconocimiento de la Asociación de Industriales Latinoamericanos (AILA, con 17 naciones asociadas) y gracias a sus propuestas, dicha agrupación trabaja en MIND Guadalajara para llevar la experiencia de innovación y diseño a escala de esta región continental. De hecho, Manuel ya ocupa la presidencia de tal Asociación gracias a estos empeños.

Pero el tema de las dirigencias se torna interesante también para Arballo. Es uno de los tres contendientes ahora para suceder en Concamin a Herrera Vega, aunque, como sucede en esas “ligas mayores”, no faltan los golpes bajos. Para Arballo, técnica y profesionalmente el más capaz, la lucha es contra adversarios como Rodrigo Alpízar Vallejo, un mexiquense ex presidente de la Canacintra que fracasó en la elección anterior tras competir con Herrera y cuya “fuerza” radica en el apoyo y padrinazgo de Francisco Funtanet Mange, quien pasó de presidente de Concamin a diputado por su estrecha vinculación al presidente Peña Nieto. El otro contrincante es otro mexiquense, Francisco Cervantes, a quien se acusó de “ensuciar” la elección desde diciembre pasado y que no cuenta con buena imagen entre el empresariado nacional. Para algunos se han cargado “dados” a favor de este último, pero sería de esperar que, de nueva cuenta, Jalisco salga nuevamente adelante. Quizá haga falta algo más de entusiasmo por apoyarlo desde la actual presidencia.

Y es que, en verdad, Jalisco tiene vocación de liderazgos, si bien es probable que quienes aspiran a trascender no obtengan siempre el respaldo de sus propios coterráneos. En el mundo de otros géneros también se dan las luchas solitarias y, sin embargo, se logran triunfos indiscutibles. Se trata de una mentalidad ganadora, como la que animan figuras, por ejemplo, en las artes. ¿Quién dijera que de una familia de once tapatíos, uno descollara y estuviera en cuestión de días a la espera de ser designado como el mejor bailarín de ballet de la Gran Bretaña, luego de ser primero en Holanda, en San Francisco y en el mismo Reino Unido? ¿quién imagina que un tapatío que jugaba a hacer cine en el Instituto de Ciencias lograra trece nominaciones para el Oscar de la Academia de Hollywood y tenga, al menos por los sondeos y pronósticos a la fecha, la mayor perspectiva de conseguirlo? Isaac Hernández y Guillermo del Toro son, en sus respectivas esferas, de la misma hechura que los empresarios triunfadores o de estudiantes modestos que casi no se conocen pero que ganan medallas y reconocimientos en las ciencias, las matemáticas, la mecatrónica y tantos más.

Así, mientras algunos luchan por alcanzar el poder por el poder mismo, hay en la empresa y en infinidad de campos, tapatíos y jaliscienses que al grito de guerra hacen mucho más por hacernos sentir orgullosos de esta tierra y llenarnos de satisfacciones.

miguel.zarateh@hotmail.com

Twitter: MiguelZarate_12

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.