• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 07:07 Hoy

Columna de Miguel Zárate Hernández

Peña Nieto y los empresarios

Miguel Zárate Hernández

Publicidad
Publicidad

Casi siempre se ha considerado una especie de ritual el encuentro del Presidente de la República con los empresarios de Jalisco. Sin embargo no fue nada circunstancial que se haya dado una reunión de este tipo en Guadalajara en días pasados, precisamente en una época en la que el mandatario se advierte urgido de llevar adelante su programa de gobierno e ir diluyendo en lo posible el impacto de los problemas acumulados en los últimos meses, de manera especial en su credibilidad e imagen personal.

Y es que, a decir verdad, desde hace muchas décadas que los presidentes han encontrado en la iniciativa privada de Jalisco un respaldo y en ocasiones hasta un cobijo cuando los avatares del mando les llevan a alguna clase de crisis. Así pasó, por ejemplo, en el histórico 68 que, ante un México incendiado por la revuelta estudiantil, el presidente Díaz Ordaz vino a Jalisco –tierra en ese tiempo de paz controlada pero al fin paz-, para su discurso de la “mano tendida”, ante quién sino ante los empresarios locales que le ratificaron todo su apoyo cuando parecía estar solo en el mundo.

Luego José López Portillo hizo lo mismo para justificar aquí su “sacrificio” para mantener la economía del país, y dar también ante los empresarios sus razones que condujeron a la nacionalización de la banca y la devaluación. Miguel de la Madrid, también, se valió de empresarios jaliscienses para apoyar proyectos que beneficiaban a su estado natal como la autopista y el desarrollo del puerto de Manzanillo, cosa que a no dudarlo también repercutía en provecho de los de Jalisco.

La historia es larga pero el encuentro de Enrique Peña Nieto, todavía desconocedor de lo que ha sido para él como un gran alivio en medio del temporal adverso, o sea la detención de La Tuta, no difiere para nada de la mayoría de las reuniones de este tipo. Ahora, claro, podría tener mensajes adicionales ya que el sector privado se encuentra un tanto inconforme aún por los manejos hacendarios y fiscales, así como las poco afortunadas citas explicativas con el titular de la Secretaría del ramo. También ahora la reunión era importante ya que los recortes presupuestales y otros temas traen inquietos a los capitanes de empresa ante un futuro nada promisorio ni cierto en cuanto a inversión pública.

No obstante, la verdad es que también los empresarios aquí han sabido aprovechar las coyunturas y de ahí que es de esperar que la reunión realizada en Casa Jalisco arroje resultados reales en el futuro próximo. El medio centenar de representativos de ese sector se han mantenido cautos al expresar opinión sobre el prolongado encuentro y se limitan a afirmaciones de que se trata de impulsar las reformas estructurales como la energética y planteamientos en torno a seguridad pública, movilidad, infraestructura, dotación de energéticos y garantía de abastecimiento de agua a la metrópoli, entre otros. Habría que agregar que la ocasión fue propicia también ante el hecho de que en marzo próximo un empresario jalisciense, Manuel Herrera Vega –presente en la reunión-, asumirá la presidencia del sector industrial del país.

Pero el caso es que Jalisco constituye un ámbito bastante cómodo para los mandatarios en crisis, lo cual no se da en condiciones tan favorables digamos en Nuevo León y otras entidades en las que el empresariado suele ser menos mesurado en sus reclamos y mucho más abierto en sus opiniones. Lo que sí, definitivamente, ayuda a la gestión de Aristóteles Sandoval que se advierte y se nota no apoyado lo suficiente en el área de promoción económica, lo que le ha costado esfuerzo adicional para mejorar las relaciones entre gobierno estatal y sector privado.

En cambio, en su escala hay quienes reciben más beneficio de ese entendimiento indispensable entre sectores público y privado. Por ejemplo, en Zapopan, donde el trabajo de un titular del área de promoción económica, profesional de extracción fundamentalmente en labores de la iniciativa privada, ha recibido un reconocimiento a su talento y eficiencia. Nos referimos a Ian Paul Otero Vázquez, recién designado Secretario General del Ayuntamiento de este municipio, lo cual refleja su buena labor y la confianza ganada ante su alcalde pero también la importancia otorgada a la gestión de desarrollo y su vinculación con la iniciativa privada.

A fin de cuentas, hay que considerar siempre que se trata de sectores interactuantes. Desde el Presidente de la República, los gobernadores y los presidentes municipales, han de otorgar a las relaciones con el gremio privado la importancia que realmente tienen. De la reunión de Peña Nieto con los capitanes jaliscienses, ya emblemáticos algunos de ellos a nivel nacional, han de desprenderse efectos importantes. En tiempos difíciles, los mandatarios del país encuentran aquí algo de comprensión y aliento. Ojalá y al menos esto se tome en cuenta para que las legítimas pretensiones de los jaliscienses ante el gobierno federal logren también la respuesta apropiada. Jalisco no siempre servirá solamente como tanque de oxígeno ante las crisis.

miguel.zarateh@hotmail.com

Twitter: MiguelZarate_12

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.