• Regístrate
Estás leyendo: Los hechos de hoy, resultados de lo de ayer
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 15:25 Hoy

Hablemos de Beisbol

Los hechos de hoy, resultados de lo de ayer

Miguel Sarmiento

Publicidad
Publicidad

Todo acto tiene sus consecuencias. Pueden ser vistas como positivas o pueden ser consideradas negativas, pero nada de lo que se hace pasa desapercibido, y eso es lo que está pasando en la Liga Mexicana de Beisbol con toda la revolución que se está dando y que está golpeando por todos lados. 

Puebla, Unión Laguna, Aguascalientes y León no van a tener equipo el próximo año, y esa situación no es algo que se haya generado este año, semanas atrás o a partir de su plan de tener dos minitemporadas, no, el llegar a este punto es causa del choque de dos ligas diferentes: la que se manejó bajo el yugo de un grupo que ya no está dentro de la LMB (el imparable tiempo acabó con su vigencia) y el que renovó el perfil, los objetivos e intereses de los que están a cargo de la dirección de los equipos.

Y desde muchos meses atrás se dio el choque de esos dos mundos. Fueron confrontaciones directas que sacudieron hasta las entrañas a la LMB, ya que se pasó de un antes a un ‘lo que viene’ (otros le dicen de la vieja guardia a la nueva). Finalmente se dio ese cambio y varios ya no están, pero no hubo borrón y cuenta nueva. Había cosas que todavía tenían la inercia de decisiones de años atrás que todavía seguían en la ‘Nueva LMB’. Aquí podemos hablar, por ejemplo, de los Bravos de León.

El hecho de que hayan elegido a los Bravos para integrarse al grupo de los que pidieron año sabático (Puebla y Unión Laguna lo hicieron por no haber encontrado comprados de su franquicia y Aguascalientes por no tener solidez administrativa) para dejar a la liga con 12 equipos (un número par que permite organizar una temporada equilibrada), no es más que una pausa obligada a un nacimiento forzado, hecho al vapor y que tuvo un estadio que no estuvo terminado cuando tenía que recibir su primer juego, en el que se cayó una estructura detrás de la barda del jardín central en pleno juego, donde había tornillos y clavos tirados en los pasillos detrás de una tribuna donde la gente pasaba. A pesar de eso, el equipo encontró la forma de hacer clic con su afición pero no echó raíces administrativamente, siguió con esa zozobra con la que nació y ahora está fuera por no contar con la solidez que otros clubes sí tienen.

Y así como León, ha habido y habrá todavía muchas cosas ‘hechas por la antigua LMB’ que serán un obstáculo o se verán obsoletas ante las decisiones tomadas en la etapa actual. Eso no significa que antes estuvieran totalmente mal y ahora estén bien o viceversa, simplemente se están haciendo evidentes los choques de dos proyectos que son muy diferentes, que tenían otras metas, que perseguían objetivos distintos, que respondían a intereses dispares a los de ahora.

A nosotros nos está tocando ver y vivir ese cambio que se da cada 30 o 40 años, y así como ahora se están modificando cosas, se están recorriendo caminos antes no transitados, así veremos que más adelante las decisiones de ahora ya no encajarán con las que se tomen en la futura nueva LMB. Los hechos de hoy, serán los resultados del mañana, ¿qué nos tocará ver?

Espero no ser testigo de una catástrofe o de la muerte de un deporte tan maravilloso, porque los tiempos y las generaciones cambian y en 30 o 40 años, definitivamente no serán como ahora.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.