• Regístrate
Estás leyendo: El reto de los Diablos
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 09:32 Hoy

Solo para Fans

El reto de los Diablos

Miguel Boada

Publicidad
Publicidad

Cuando quedan ocho series por disputar en la temporada, 23 juegos por equipo, los Diablos Rojos del México tienen un reto: administrar a sus peloteros titulares y principales lanzadores, pero sin que el equipo pierda el ritmo.

El conjunto sabe que va a calificar a playoffs y que será líder del Norte, ya que empezó la semana con 10.5 juegos de ventaja sobre el segundo sitio de la Zona Norte, Monclova, y tiene 16.5 de distancia con el quinto sitio (Aguascalientes), entonces el trabajo estratégico que tienen es muy distinto al del resto de escuadras.

Mientras Monclova, Saltillo, Laguna, Aguascalientes, Tijuana, Monterrey y Tamaulipas tienen que echar toda la carne al asador, no guardarse nada porque lo que necesitan son victorias, Diablos aprovecha para cuidar a sus principales hombres y le dan juego a los que menos tiempo han estado en el campo.

Y la novena colorada se puede dar ese lujo porque sabe que tras la apuesta de abrir sus filas a los jóvenes el año pasado su nivel de rendimiento es más alto que el que le dieron otros peloteros campañas atrás, así que aún teniendo a algunos titulares en el dugout el desempeño no baja y las victorias no se van.

En los últimos 10 juegos el mánager Miguel Ojeda ha utilizado a 31 jugadores, 15 bateadores y 16 pitchers, y esa repartición de tiempo de juego seguirá.

Japhet Amador, Emmanuel Ávila, Jesús Fabela, Cyle Hankerd y Ramón Urías son los únicos que han estado los 10 encuentros.

En cuanto al pitcheo, Jonathan Albaladejo (seis) y Juan Sandoval (cinco) son los brazos de refresco que más veces han sido llamados del bullpen. Dejando de lado a los abridores (Marco Duarte, Arturo López, Juan Pablo Oramas, David Reyes y Yair Lozoya), Sandoval y Manny DelCarmen se han convertido en los brazos donde más trabajo se les ha pedido con seis y 5.2 entradas de labor.

En cuanto a Luis Jiménez, lo que parece estar pasando es que tiene la oportunidad de acumular turnos al bat para encontrar su ritmo, y no hay mejor forma de hacerlo que pasando a la caja de bateo, si de aquí al 14 de agosto (último día de la temporada regular) sigue siendo inconsistente, seguramente no será titular y será llamado como emergente en algún juego cerrado, pudiendo ser la diferencia.

Siete triunfos o siete derrotas de Aguascalientes le dan la calificación a los pingos, quizá la próxima semana en casa amarren su calificación.


@mikeboada

EDITOR BEISBOL

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.