• Regístrate
Estás leyendo: Son los intereses
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 20:43 Hoy

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Son los intereses

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Quien detenta el poder político toma decisiones con base en dos criterios: Conservar el poder y resolver las demandas de la sociedad. De otro modo o se queda sin poder o pierde gobernabilidad, y en ocasiones, pierde las dos cosas: poder y gobernabilidad. Por eso las decisiones tomadas pueden socavar o consolidar el poder. Y pueden incrementar o disminuir el respaldo de la sociedad, quienes esperamos del gobernante ejerza el poder para resolver de mejor manera la vida pública y facilite la vida cotidiana. La legitimidad y gobernabilidad se consiguen con hechos. El gobernante sabe que no puede ocultar las mal hechuras, y la sociedad no dejará de reconocer lo bien hecho y rechazar lo mal hecho.

Por ejemplo. El alcalde electo de Guadalajara ha recibido fuertes críticas por el nombramiento de algunos miembros de la futura estructura administrativa municipal. Quienes critican la decisión están inconformes con la presencia de algunos personajes quienes ya han desempeñado cargos públicos con resultados o formas de proceder no aceptables por amplios grupos de población. Si bien la crítica es una buena práctica ciudadana y democrática, conviene no olvidar un factor central en la gran mayoría de las decisiones de carácter político o de cualquier organización: Los intereses de quienes deciden mientras detentan el poder. Para algo lo disputaron y para algo lo ejercen.

Otro ejemplo: Ayotzinapa. Cumple un año y el gobierno no puede ocultar lo mal hecho: Nunca supo (y aun no sabe) enfrentar la tragedia. La sociedad nos indignamos con ese pésimo tratamiento del conflicto. No se puede ocultar. La sociedad perdió la confianza. Y si bien el Presidente no ha perdido el poder, sin duda la popularidad sí. Y algo más grave: La iniciativa en la agenda pública. Hoy la sociedad está pendiente de Ayotzinapa y poco le importan las reformas estructurales. Los hechos: Los imprescindibles intereses del gobernante han sufrido una enorme deslegitimación social y política.

¿Es decepcionante observar esas decisiones? No. Los errores en política tienen su consecuencia casi de manera inmediata: Los hechos. Más allá de lo trágico e indignante, los errores en Ayotzinapa lo están pagando (y aun hay más) los responsables. Si fue un error la conformación del equipo de gobierno en Guadalajara, muy pronto lo pagará el gobernante donde duele. Los intereses.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.