• Regístrate
Estás leyendo: Miedo y esperanza
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 05:14 Hoy

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Miedo y esperanza

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Escribe Boaventura de Souza, epistemólogo portugués, en su reciente libro “Justicia de saberes: Epistemologías del Sur contra el epistemicidio: “No tenemos miedo, pero tampoco ilusión alguna” refiriéndose a la situación global actual. Es una expresión descriptiva, al menos parcial, de la situación mexicana frente a las muy próximas elecciones y de espaldas a un larguísimo tiempo de violencias, campañas políticas y silencios.

Boaventura explica la frase en una entrevista publicada el 19 de mayo reciente. Dice el epistemólogo: “Pienso que la idea del miedo viene en mi caso de Spinoza. Él habla mucho de los dos afectos o sentimientos que todos nosotros tenemos o que debemos tener, que son el miedo y la esperanza. Tiene que haber un cierto equilibrio entre miedo y esperanza porque el miedo sin esperanza es la desesperanza, es la parálisis, es la muerte. Y la esperanza sin miedo es un voluntarismo que puede ser también suicida. Entonces, hay que equilibrar eso. Este momento… comandado por el neoliberalismo global y está creando sobre todo un sentimiento de miedo en todos los que resisten.” (Ver: https://www.elsaltodiario.com/pensamiento/)

Más adelante, añade: “…tenemos que tener miedo, porque la situación no es para menos, pero hay que mantener la esperanza. Sabemos… que quieren que el miedo predomine, pero nosotros debemos tener la posibilidad de una esperanza. Esa esperanza debe ser de una sociedad mejor, más justa, a través de otra epistemología, de otra manera de conocer, de vivir, de articular la sociedad.”

¿En qué consiste esa otra manera? Descrito de manera sencilla es reconocer la ilusión de totalidad causada el conocimiento científico cuando se proclama “el” árbitro de la realidad. Sólo la ciencia vale para pensar e intervenir la realidad. Este modo descarta el conocimiento popular, las ideas venidas de otros modos de vivir y pensar: Las culturas orientales o la de pueblos primigenios. Olvidados o perseguidos resisten y viven con su modo. Comprenden y mejoran la realidad con su conocimiento.

Por ejemplo, observamos cómo los pueblos vulnerables resisten y sobreviven a pesar de la ciencia. Ésta dice que no pueden vivir con un ingreso menor a dos dólares diarios. Hoy serían los habitantes de algún cementerio, pues tienen treinta años viviendo como según la ciencia afirma no se puede. Esperanza activa contra el miedo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.