• Regístrate
Estás leyendo: Medio ambiente caro
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 16:56 Hoy

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Medio ambiente caro

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

En los días recientes las medidas extraordinarias para controlar la contaminación han obligado a la población a cambios drásticos en la cotidianidad de millones de personas en la ciudad capital mexicana. En nuestra ciudad de modo indirecto hace meses que nos cambiaron esa cotidianidad con las obras del tren ligero y otras más en la zona metropolitana. La gran mayoría de esas obras buscan facilitar los movimientos de las personas y agilizar la transportación, entre otras razones importantes, porque el combustible y la lentitud del transporte motorizado son contaminantes.

Este fenómeno, visto desde otro ángulo, es el encarecimiento del medio ambiente. Es decir, disponer de un medio ambiente sano hoy es varias veces más costoso que hace pocos años. ¿Queremos medio ambiente sano, respirable, disfrutable y presumible? Bueno, la novedad es: El precio ha subido. ¡No puede ser! Los cielos azules, el vientecillo nocturno atenuante del calor de medio día, el invierno caribeño y las lluvias torrenciales pero breves son "la marca" de la ciudad, y la puso la naturaleza del Valle de Atemajac. Sí. Así fue y, con mucha pena, ya se acabó. Y ahora, años después, recuperarlo al menos en parte, nos costará una buena lana y otro modo de ser ciudad.

No hay otra conclusión más cierta, en el mundo, que conservar el ambiente sano, cuesta. No, no es cosa de sólo "ciérrale" a la llave del agua. Tampoco de sólo "deja tu coche y súbete al autobús (o al tren ligero) o a la bicicleta". O de ponerle filtro a las chimeneas industriales y de las múltiples calderas de los negocios. Menos de "Hoy no circulas". Todo es bueno y es paliativo. El mundo ha concluido: Sólo cuando nos afecta el bolsillo, la parte más sensible del ser humano, frenamos "nuestro" contaminar. ¿Queremos menos automóviles? Pongamos un alto costo por estacionarnos o por llegar en auto a lugares céntricos y más sensibles a la contaminación. Por tener un auto contaminador. ¿Queremos menos humo? Pongamos la multa mucho más grande. Disminuyamos viajes y filas en trámites y compras mediante la red digital. Calles exclusivas para las bicicletas y otras sólo para autobuses. Separemos nuestros residuos sólidos y depositemos en el contenedor municipal y alta multa a los remisos; no más "carretón". Subsidio para quien ilumine su casa con energía solar. Soñar no cuesta, contaminar... debiera.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.