• Regístrate
Estás leyendo: Los siguientes pasos
Comparte esta noticia

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Los siguientes pasos

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Hoy primero de julio los votantes mexicanos elegimos al nuevo presidente de la república, entre otros puestos. También es día para hacer otras elecciones, también de carácter político. Podemos elegir no usar nuestro derecho al voto por alguna razón. Algunos elegirán este día para un largo descanso de tribulaciones políticas y politiqueras y “huir” a un día de campo en alguna de las pocas praderas o bosques aun seguros, cerca de la ciudad o población en la cual viven. También pueden elegir hacer este día de reflexión profunda sobre nuestro país, las situaciones que lo atraviesan, lo pasos a dar para atender y sanar algunas de esas situaciones.

Quienes elijan esta última opción pueden empezar con una proposición: El país no lo van a componer los políticos o los mandatarios que hoy sean elegidos. Así ha quedado demostrado en los últimos cinco o seis sexenios. Este país, de modo semejante a muchos otros en el pasado, será configurado, en aquello aun faltante, por quien lo habite, quienes lo hagan suyo, quienes se identifiquen con este territorio, se vinculen con otros deseosos de construir aquí ese lugar habitable, esa habitación suya. Quienes acepten construir un país en el cual todas las propuestas de bien común se hagan comunes y puedan ser parte de esa construcción colectiva donde cada uno y todos se reconocen entre sí por ser constructores.

Podemos (quizá: “hemos” de) elegir reconstituir a las dos instituciones republicanas más importantes para la vida: La de servicios de seguridad y salud social; y la de servicios educativos. Fueron erigidas para un país que ya no existe. El país de hoy las necesita adecuadas a quienes ahora queremos construir nuestra habitación aquí en este mexicano territorio. No es tarea fácil ni de corto plazo. Tampoco del “gobierno” o del “elegido”. Ha de ser de a poco, con quienes queremos habitar aquí, con pasión por el futuro, con creatividad para realizar una habitación amable, deseable para vivir y con conocimiento, ese ya disponible entre la pléyade universitaria y popular de este país que aun somos. No sólo es factible sino realizable.

Los siguientes pasos por dar después de las elecciones de hoy ya no pueden ser determinados sólo por los políticos. De esos el país desconfía. Tampoco por una élite o una masa. Por todos, cada uno con su aporte, a tiempo, sin prisa, viéndonos a los ojos.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.