• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 22:04 Hoy

Columna de Miguel Bazdresch Parada

La SEP, ¿se transforma?

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Notable por la rapidez. Así, se dio el giro de la postura de la Secretaría de Educación Pública. Pasó en unos, muy pocos días de “el Estado recupera la rectoría de la educación nacional” a “la reforma se puede reformar con base en el diálogo con las maestras y maestros y su sindicato”. La ley no se toca, sólo se perfecciona. El discurso del secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, pronunciado en la sede de la secretaría ante los dirigentes sindicales y altos funcionarios de la propia SEP será un discurso considerado “histórico” por su estructura, el enunciado principal y el acto de enunciación en el cual se produjo. Al tiempo. Probablemente lo dicho no produzca ningún cambio sustancial en el rumbo trazado, ni resuelva algún problema estructural de la propia Secretaría; sin embargo, el acto en sí es notable y seguro será material de estudio de cualquier curso de semántica o semiótica que exista en el país.

No hay espacio para los detalles analíticos. Bastan algunos puntos centrales. El sindicato siempre fue citado en segundo plano. El discurso reportaba el resultado de un diálogo entre dos actores: La SEP y el SNTE. No fue así. Lo presentó el secretario, sólo. El acuerdo entre dos se concreta en las concesiones del secretario. El SNTE es simple concesionario. En un desliz el secretario alude a las previsiones de la SEP en todos los rubros concedidos. Estaban preparados, y se conceden a raíz del diálogo.

Cada acuerdo fue ensanchado por una “inserción” del secretario. A propósito del tema les anuncio que… y procedía a hablar de temas SEP. Por ejemplo, anunció la presentación del nuevo modelo educativo, terminado pero no cerrado pues será sometido a la consulta de “todas las maestras y los maestros y su sindicato, de los padres de familia, de los organismos sociales dedicados a la educación y de la iniciativa privada.” Los acuerdos atrás. La SEP y sus proyectos por delante. Otro ejemplo: Acordamos contextualizar la evaluación docente… como ya lo manda la ley. Acordamos cumplir la ley. Maravilloso. Eso sí con respeto a las atribuciones del Instituto Nacional de Evaluación Educativa. Más maravilloso.

La rúbrica fue de libro de retórica clásica. La educación – de calidad, no se les olvide – transforma al individuo. Este a su comunidad; estas al país. Y así, al mundo. Este es el reto: responsabilidad de todos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.