• Regístrate
Estás leyendo: Jalisco: Refundación
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 17:13 Hoy

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Jalisco: Refundación

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Durante la reciente campaña electoral en Jalisco, el ganador de la elección fue el candidato del Partido Movimiento Ciudadano y a la vez Presidente Municipal con licencia del municipio de Guadalajara. El motivo comunicativo más fuerte del entonces candidato fue la propuesta de “refundar Jalisco”.

A la letra pareció un exceso o un atrevimiento. Refundar algo implica cambiar los fundamentos actuales, colocar otros diferentes y sobre estos volver a construir el edificio constitutivo de Jalisco. Una versión moderada puede ser aquella que no cuestiona los fundamentos sino el defectuoso y desgastado edificio que en el curso de los siglos se ha construido encima de esos fundamentos, no cuestionables. Así, lo que se quiere refundar es la congruencia entre los fundamentos y lo edificado sobre ellos. Se cuestiona, sobre todo, el funcionamiento y los resultados incongruentes de ciertas instituciones del Estado de Jalisco, que hoy resultan lejanos a los significados de los propios fundamentos.

Un ejemplo de fácil comprensión es el funcionamiento y los resultados de las instituciones asociadas a la justicia, sea la justicia legal, la justicia social y la justicia distributiva. La legalidad medida por el número de delitos que se castigan está en un porcentaje de apenas un dígito. La justicia social medida por la población en situación de pobreza está en un porcentaje superior a la mitad de los jaliscienses. Y la justicia distributiva medida por la desigualdad en el Estado, no obstante que ha mejorado en los años recientes, el número de trabajadores en situación de informalidad todavía rebasa el tercio de la población trabajadora, en la medición más optimista.

Y así, se puede decir que conviene refundar las instituciones de justicia en Jalisco pues no producen lo que los fundamentos claves de justicia, democracia, libertad e igualdad implican en este importante asunto de la vida pública. Refundar pues no es cambiar, por ejemplo, democracia por autoritarismo, sino tener instituciones de justicia (y las demás también) que se puedan reconocer como democráticas. Habrá que ir a fondo en reajustar el sistema penal acusatorio y crear instituciones de justicia transicional capaces de hacer justicia y promover la paz al mismo tiempo. Si esto es parte de la refundación de Jalisco, bienvenida. Tomará un trabajo de años, quizá de décadas. Ánimo. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.