• Regístrate
Estás leyendo: Días de patria tropezada
Comparte esta noticia

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Días de patria tropezada

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Días patrios tropezados. Quien más quien menos todos sabemos que la práctica de vivir tiene días, a veces sólo horas o minutos, amables, memorables incluso; y días de “perritos” olvidables y por supuesto indeseables. La combinación de ambas cualidades no es muy frecuente y sin embargo sucede. Así está siendo en este mes de la Patria. Desde el día dos del mes, en el cual revivió el Informe del Presidente tal como se hacía décadas atrás, el orden y el desorden, lo memorable y lo olvidable se combinaron en un coctel de agridulce sabor.

Del informe se habla más del Zócalo convertido en estacionamiento que del anunciado mega-aeropuerto del siglo XXI o de las reformas legales. De la ceremonia del Grito, un tanto desangelada quizá por el efecto anímico de la emergencia y la destrucción en Baja California Sur, se sigue hablando, en particular de la vivida en Guadalajara, por la revisión abusiva de niños, niñas y bebés practicada por los guardianes del orden que de la importancia de la conmemoración patria. De los Niños Héroes, ya en franca retirada de la historia; del Día del Charro o del aburrido desfile, menos cívico y más militar cada año, apenas una nota en diarios y periódicos; y olvido popular inclemente.

Amplio despliegue de funcionarios gobernantes federales en Baja California, Presidente incluido, para atender los daños causados por el huracán Odile en cosas y personas nos deja ver la oportuna movilización del gobierno, la importancia de los destinos turísticos de esa entidad, lo enorme de los ingresos perdidos por la suspensión de actividades y lo costoso de la reparación y reconstrucción. También se observan saqueos, rapiña y asaltos a viviendas por parte de pobladores desesperados pues, al vivir de la economía informal asociada a los servicios turísticos, se quedarán buenos meses sin ingresos y quizá no les llegue el apoyo del gobierno pues no podrán demostrar su “actividad empresarial”, requisito para créditos y regalos. A la hora de redactar esta nota me entero de la aparición de “autodefensas”, vecinos que protegen su barrio o colonia del bandidaje, pues la oscuridad y la incomunicación los dejan en desventaja frente a “bandidos” de ocasión obnubilados por la destrucción de su haber y su hacienda.

Si sumamos los conflictos previos, septiembre nos está dejando una Patria más tropezada que generosa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.